Curiosidades y cotilleos

 

 

 

 

ENLACES

Enlace nº : Bach, Carl Philipp Emanuel & Agricola, Johann F. VI. Denkmal dreyer verstorbenen Mitglieder der Societät der musikalischen Wissenschafften; C. Der dritte und letzte ist der im Orgelspielen Weltberühmte HochEdle Herr Johann Sebastian Bach, Königlich-Pohlnischer und Churfürstlich Sächsicher Hofcompositeur, und Musikdirector in Leipzig (Leipzig, 1754) como vol.4, parte 1ª, en la Musikalische Bibliothek, una serie de publicaciones que aparecieron entre 1736 y 1754 sobre crítica e información musical editadas por la Sociedad musical de Lorenz Ch. Mizler a la que J. S. Bach había pertenecido desde 1747.

 

Enlace nº : Marpurg, F. W. Legende einiger Musikheiligen (Colonia: Hammer, 1786), pag.75-76

 

Enlace nº : Birnbaum, J. A. Vertheidigung seiner Unpartheyischen Anmerkungen (Leipzig, 1739).

 

Enlace nº : Gerber, E. L. Historisch-Biograhisches Lexicon der Tonkünstler (Leipzig, 1790), pag.90.

 

Enlace nº : Bach, Carl Philipp Emanuel?, 'Auszug eines Schreibens' en Allgemeini deutsche Bibliothek Bd.81. ( , 1788), pág.295-303.

 

Enlace nº : Burney, Charles. An Account of the musical performances in Westminster Abbey in Commemoration of Handel (Londres: Payne, 1785), pág.41.

 

Enlace nº : Forkel, J. N. Ueber Johann Sebastian Bachs Leben, Kunst und Kunstwerke (Leipzig: Hoffmeister und Kühnel, 1802).

 

Enlace nº : Bach, Johann Sebastian. Vor deinem Thron tret’ ich (BWV 668), preludio coral para órgano.

 

Enlace nº : Rochlitz, F. Artículo en Allgemeine Musikalische Zeitung (Leipzig, Mayo de 1800).

 

Enlace nº : Cavanaugh, Tim. ‘Bogus Bach Theory Gets Media Singing’ en National Review online (24 Octubre 2014).

 

Enlace nº : Tatlow, Ruth. 'A missed Opportunity: Reflections on written by Mrs Bach' en Understanding Bach (10, 2015), pág. 141-157.

 

Enlace nº : Wegeler, Franz Gerhard & Ries, Ferdinand. Biographische Notizen über Ludwig van Beethoven (Coblenza: Bädeker, 1838), pag.11.     

 

Enlace nº : Thayer, Alexander Wheelock. Ludwig van Beethoven’s Leben, vol.1 (Berlín: Schneider, 1866).

 

Enlace nº : Thayer, Alexander Wheelock. Ludwig van Beethoven’s Leben, vol.2 (Berlín: Schneider, 1872).

 

Enlace nº : Breuning, Gerhard von. Aus dem Schwarzspanierhause. Erinnerungen an L. van Beethoven aus meiner Jugendzeit (Viena: Rosner, 1874).

 

Enlace nº : Böhm, Joesph. Entrevista en el Brünner Zeitung (20 Junio 1863).

 

Enlace nº : Schindler, Anton. Biographie von Ludwig van Beethoven (Münster: Aschendorf, 1840), renovada en 3ª edición (1860) 2ª parte (1860).

 

Enlace nº : Cita del Deutsche Zeitung (31 Agosto 1873).

 

Enlace nº : Ritter von Seyfried, Ignaz. Ludwig van Beethoven’s Studien im Generalbasse (Viena: Haslinger, 1832), pág.23.

 

Enlace nº : Ries, Ferdinand. Carta a F. G. Wegeler (1837), conservada en el archivo Wegeler [Bonn, Beethovenhaus Sammlung Wegeler, W 79, W 78].

 

Enlace nº : Giannasttasio del Rio, Fanny. Grenzboten (Abril, 1857), pág.27-28.

 

Enlace nº : Reelstab, Ludwig. Aus meinem Leben Bd.2 (  ), pág.154-256.

 

Enlace nº : Spohr, Louis. Selbstbiographie (Cassel: Wiegand, 1860).

 

Enlace nº : Beethoven, Ludwig van. Carta al editor Breitkopf & Härtel (26 Agosto 1804)

 

Enlace nº : Beethoven, Ludwig van. Carta al editor Hoffmeister (8 Abril 1802).

 

Enlace nº : Beethoven, Ludwig van. Sinfonía nº 10. Andante en Mi bemol mayor. Grabación de la Orquesta sinfónica de Londres dirigida por W. Morris.

 

Enlace nº : Berlioz, Hector. Mémoires, pág.187-190.

 

Enlace nº : Boccherini y Calonje, Alfredo. Luis Boccherini: Apuntes biográfico y catálogo de las obras (Madrid: Rodero, 1879).

 

Enlace nº : Picquot, Louis. Notice sur la vie et les ouvrages de Luigi Boccherini (París: Philipp, 1851), pág.64-65.

 

Enlace nº : Fétis, François-Joseph. Biographie universelle des musiciens et bibliographie générale de la musique, (2e édition : Paris, Firmin-Didot, 1860), pág.453.

 

Enlace nº : Anónimo. El Globo (7 Enero 1880).

 

Enlace nº : Anónimo. El Liberal (14 Enero 1895).

 

Enlace nº : Anónimo. The Devil to pay at St James’s: A full and true account of a most horrid and bloody battle between Madam Faustina and Madam Cuzzoni.

 

Enlace nº : Anónimo. The Contre Temps; or Rival Queen.

 

Enlace nºSpohr, Ludwig. Selbstbiographie. Teil II (Cassel: Wigand, 1861), pág.76-77.

 

Enlace nº : Kalbeck, Max. Johannes Brahms, 4 vols. (Berlín: Deutsche Brahms-Gesellschaft, 1904-14).

 

Enlace nº : Kalbeck, Max. Johannes Brahms, 2º Bd (Viena: Wiener Verlag, 1904-14), pág.434.

 

Enlace nº : Hitschmann, Eduard. ‘Brahms und die Frauen’ en Psychoanalystische Bewegung V (1933), pág.97-129.

 

Enlace nº : Schumann, Alfred. Brahms der Vater von Felix Schumann (Bielefeld: Schumann & Steinau, 1926).

 

Enlace nº : Kalbeck, Max. Johannes Brahms im Briefwechsel mit Heinrich und Elisabeth con Herzogenberg (Berlín: Deutsche Brahms-Gesellschaft, 1908).

 

Enlace nº : May, Florence. The life of Johannes Brahms (Londres: Arnod, 1905), pág.8.

 

Enlace nº : Spitzer, Daniel. Neue freie Presse (18 Agosto 1889).

 

Enlace nº : Widmann, Joseph Viktor. Johannes Brahms in Erinnerungen (Berlín: Paetel, 1898), pág.  

 

Enlace nº : Wolf, Hugo. ‘Concerte der Meininger Symphonie-Kapelle’ en Wiener Salonblatt (30 noviembre 1884), pág.8.

 

Enlace nº : Wolf, Hugo. ‘Leztes Concert der Meininger Symphonie-Kapelle’ en Wiener Salonblatt (7 diciembre 1884), pág.7.

 

Enlace nº : Wolf, Hugo. ‘Concerte’ en Wiener Salonblatt (24 enero 1886), pág.8.

 

Enlace nº : Wolf, Hugo. ‘Vom Theater’ en Wiener Salonblatt (7 noviembre 1886), pág.9.

 

Enlace nº : Chaikovsky, Modest & Newmarsch, R. The life & letters of Pete Ilich Tchaikovsky (Londres: Lane, 1906).

 

Enlace nº : Opienski, Henryk. Chopin’s letters (N. York: Knopf, 1931), traducidas al inglés.

 

Enlace nº : Marmontel, Antoine. Les Pianistes célèbres (París: Heugel, 1878), pág.9.

 

Enlace nº : Mikuli, Carl.  Chopin’s pianoforte Werke (Leipzig: Kistner, 1879), prólogo, pág.3.

 

Enlace nº : Karasowski, Maurycy. Chopin. Sein Leben und seine Briefe (Dresde: Ries, 1878).

 

Enlace nº : Rollinat, Charles. 'Souvenir musical’ en Les temps (1 de Septiembre de 1874).

 

Enlace nº : Niecks, Frederick. Frederick Chopin as a man and musician, vol.1 (Londres: Novello, 1902), pág.64-65.

 

Enlace nº : Niecks, Friedrick. Frederick Chopin as a man and musician, vol.2 (Londres: Novello, 1888-1902), pág.126-127.

 

Enlace nº : Liszt, Franz. F. Chopin par F. Liszt (París: Escudier, 1852).

 

Enlace nº : Heine, Heinrich. ‘Über die Französische Bühne’, carta nº 10 en Allgemeiner Theaterrevue nº 3 (Stuttgart: Cotta, 1838), pág.245.

 

Enlace nº : Sand, George. Histoire de ma vie, Tome X (París: Lévy, 1856), pág.229.

 

Enlace nº : Sand, George. Histoire de ma vie, Tome X (París: Lévy, 1856), pág.492-493.

 

Enlace nº : Carley, Thomas. Letters and memorials of Jane Welsh Carlyle. Vol. 2 (1883), pág.113-114.

 

Enlace nº : Crescimbeni, Giovanni Mario. Notizie istoriche degli Arcadi morti. Tomo 1 (Roma: Rossi, 1720), pág.250.

 

Enlace nº : Hawkins, John. A general history of the science and practice of music (Londres: Payne, 1776), pág.314.

 

Enlace nº : Burney, Charles. A General History of Music, vol.3 (Londres: Burney, 1789 ), pág.552-553.

 

Enlace nº : Debussy, Claude. Carta a Pierre Louÿs (9 Febrero 1897) [París, BnF département Musique, NLA-44 (32)].

 

Enlace nº : Branca, Emilia. Felice Romani ed i più riputati maestri di musica del suo tempo: cenni biografici ed aneddotici (Turín: Loescher, 1882), pág.217-218.

 

Enlace nº : Casal Chapi, Enrique. ‘Música en la Guerra: Manuel  de Falla’ en Hora de España, nº XV (1938), pág.95.

 

Enlace nº : ‘Un entretien avec le compositeur espagnol Manuel de Falla’ en Excelsior (París, 31 Mayo 1925).

 

Enlace nº : Diego, Gerardo. ‘Manuel de Falla’, notas al programa del estreno de La Atlántida (Barcelona, 1961), pág.43.

 

Enlace nº : Portada del ABC (Sevilla, 7 Octubre 1937).

 

Enlace nº : Artículo del ABC (Madrid, 15 Octubre 1937).

 

Enlace nº : Gottlob Hirsching, Friedrich Carl. Historischliterarisches Handbuch berühmter und denkwürdigen Personen, Volumen 3 (Leipzig: Schwicker, 1797), pág.129.

 

Enlace nº : Le Blanc, Hubert. Défense de la basse de viole (Amsterdam: Mortier, 1740), pág.59.

 

Enlace nº : Mercure de France (Agosto 1738), pág.1734-35.

 

Enlace nº : Guerrero, Francisco. El viage de Hierusalem (Valencia: Navarro, 1590), en una reimpresión de 1573.

 

Enlace nº : Sandoval, Prudencio de. Historia de la vida y hechos del emperador Carlos V (Pamplona: Paris, 1614), pág.828. Enlace nº .

 

Enlace nº : Mainwaring, John. Memoirs of the Life of the Late George Frederic Handel (Londres: Dodsley, 1760).

 

Enlace nº : McGeary, Thomas. ‘Handel and Homosexuality: Burlington House and Cannons Revisited’ en Journal of the Royal Musical Association (12 Mayo 2011).

 

Enlace nº : Charles Burney,  An Account of the Musical Performances...in commemoration of Handel (Londres: Musical Fund, 1785), pág.27.

 

Enlace nº : Greisinger, Georg August. Biographische Notizen über Joseph Haydn (Leipzig: Breikopf & Härtel, 1810).

 

Enlace nº : Dies, Albert Christoph. Biographische Nachrichten von Joseph Haydn (Viena: Camesina, 1810).

 

Enlace nº : Framery, Nicolas Etienne. Notice sur Joseph Haydn (París: Barba, 1810), pág.17-18.

 

Enlace nº : Haydn, Franz Joseph. Las 7 palabras de Cristo en la Cruz, 1ª edición de la versión vocal (Leipzig: Breitkopf, 1801).

 

Enlace nº : Geiringer, Karl. Haydn: A Creative Life in Music (N. York: Norton, 1946), pág.78.

 

Enlace nº  : Horowitz-Barnay, Ilka. ‘Im Hause Franz Liszt’. Deutsche Revue, nº 24 (1898), pág.83-84.

 

Enlace nº  : Neue Freie Presse (7 Julio 1898), pág.7.

 

Enlace nº  : Ortigue, Joseph Louis. ‘Etude biographique’ en Gazette musicale de Paris (París, 14 junio 1835), 2º año no. 24, pág.198.

 

Enlace nº  : Ramann, Lina. Franz Liszt als Künstler und Mensch. Band 1 (Leipzig: Breitkopf, 1880), pág.47.

 

Enlace nº  : Wiener Musikalische Zeitung, nº 34.

 

Enlace nº  : Göllerich, August. Franz Liszt (Berlín: Marquardt, 1908), pág.160.

 

Enlace nº : Janin, Jules. Journal des débats (3 de abril 1837), pág.2.

 

Enlace nº : Revue et gazette musicale de Paris (9 abril 1837), pág.

 

Enlace nº : Heine, Heinrich. ‘Musikalische Saison von 1844. Erster Bericht’ (25 abril 1844) en Heines sämtliche Werke (Berlín: Trenkel, 1887), vol.5, pág.527.

 

Enlace nº : Glassbrenner, Georg Adolf  “Brennglass”. Franz Liszt in Berlin (Leipzig: Jackowitz, 1842), publicado como 14º cuaderno de la serie Berlin wie es ist und trinkt.

 

Enlace nº : Cohnfeld, Adalbert. ‘Aus Berlin’ en el Abendzeitung (Dresde, 13 abril 1842, nº 88).

 

Enlace nº : Liszt, Franz. ‘Sur Paganini’ en Revue et Gazette musicale de Paris (23 agosto 1840), pág.431-432.

 

Enlace nº : Salaman, Charles. ‘Pianists of the past’ en Blackwood’s Edinburgh Magazine (septiembre 1901), pág.314.

 

Enlace nº : Liszt, Franz. ‘Lettre d’un bachelier ès-musique’ en Revue et Gazette musicale de Paris nº 35 (2 septiembre 1838), pág.347.

 

Enlace nº : Ramann, Lina. Franz Liszt als Künstler und Mensch, vol.2 (Leipzig: Breitkopf, 1882), pág.186.

 

Enlace nº : ‘Festejos de los socios del Liceo de Córdoba al inmortal Liszt’ en El Liceo de Córdoba (12 diciembre 1844), pág.3.

 

Enlace nº : Froulay, Renée-Caroline-Victoire de (Marquise de Créquy). Souvenirs de la Marquise de Crequy, 1º vol. (París: Garnier, 1873), pá.130-131.

 

Enlace nº : La Mode (2 Julio 1831), pág.88-89.

 

Enlace nº : ‘Un vieux Versaillais’. Le Ménéstrel, Musique et théatres (21 Noviembre 1852), pág.4

 

Enlace nº : Blaze, François-Henri-Joseph ‘Castil-Blaze’. En la Revue de Paris, vol.8 (Agosto 1834), pág.168.

 

Enlace nº : Gentleman’s Magazine (15 octubre 1745), pág.552. Otra copia.

 

Enlace nº : Specht, Richard. Gustav Mahler (Berlín y Leipzig: Schuster & Loeffler, 1913), pág.355.

 

Enlace nº : Marais, Marin. Pièces de Viole du cinquième Livre (1725), pág.101.

 

Enlace nº : Barrionuevo, Jerónimo de. Avisos, Cartas escritas a un Deán de Zaragoza con noticias de la Corte de Madrid y de todas partes (1654-58), fol.49r.

 

Enlace nº : Gaceta de Madrid (17 marzo 1699), pág.44.

 

Enlace nº : Devrient, Eduard. Meine Erinnerungen an Felix Mendelssohn Bartholdy und seine Briefe an mich (Leipzig: Weber, 1869), pág.93.

 

Enlace nº : Chorley, Henry Fothergill. Thirty Years' Musical Recollections. Vol.2 (Londres: Hurst and Blackett, 1862), pág.303.

 

Enlace nº : L’Art meridional (15 enero 1895), pág.14

 

Enlace nº : Hagen, Theodore. ‘Cola Rienzi von R. Wagner’ en Neue Zeitschrift für Musik (18 abril 1844), pág.125.

 

Enlace nº : Meissner, Alfred. Heinrich Heine. Erinnerungen (Hamburgo: Hoffmann & Campe, 1856), pág.192.

 

Enlace nº : Niemetschek, Franz Xaver. Leben des K.K. Kapellmeisters Wolfgang Gottlieb Mozart (Praga: Perthes, 1798), pág.44.

 

Enlace nº : Schlichtegroll, Friedrich. Nekrolog auf das Jahr 1791 (Gotha: Perthes, 1793).

 

Enlace nº : Kelly, Michael. Reminiscences of Michael Kelly (Londres: Colburn, 1826), pág.223.

 

Enlace nº : Barrington, Daines. ‘Account of a very remarkable young musician’ en Philosophical Transactiones of the Royal Society (1 enero 1770), pág.54-64.

 

Enlace nº : Mozart, Leopold. Carta a Maria Anna (Roma, 14 abril 1770), pág.2.

 

Enlace nº : Mozart, Leopold. Carta a Maria Anna (Nápoles, 19 mayo 1770), pág.3.

 

Enlace nº : Nissen, Georg Nikolaus. Biographie W. A. Mozart's: nach Originalbriefen, Sammlungen… (Leipzig: Breitkopf & Härtel, 1828).

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Maria Anna Thekla ‘Bäsle’ (Mannheim, 5 noviembre 1777), pág.4.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopoldo Mozart (Viena, 27 junio 1781), pág.1.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopoldo Mozart (Viena, 22 agosto 1781), pág.2.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopoldo Mozart (Viena, 9 junio 1781), pág.1.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopoldo Mozart (Viena, 13 junio 1781), pág.1-2.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopoldo Mozart (Viena, 12 enero 1782), pág.1.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopold Mozart (Viena, 7 junio 1783), pág.2.

 

Enlace nº : Clementi, Muzio. Sonata en Sib Mayor (Stuttgart: Hallberger, 1865).

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Concerto para trompa nº 1 (K.412), 2º movimiento.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Maria Anna Mozart (Roma, 2 mayo 1770), pág.2.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Maria Anna Mozart (Roma, 7 julio 1770), pág.2.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Maria Anna Mozart (Milán, 18 diciembre 1772), pág.3.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopold Mozart (Mannheim, 14 noviembre 1777), pág.1.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Joseph Bullinger (París, 7 agosto 1778), pág.5.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Maria Anna Thekla (Mannheim, 3 diciembre 1777), pág.1.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Maria Anna Thekla (Mannheim, 5 noviembre 1777), pág.1-4.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Maria Anna Thekla (Mannheim, 13 noviembre 1777), pág.1-2.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Maria Anna Thekla (Mannheim, 28 febrero 1778), pág.1.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Constanze Mozart (Frankfurt, 3 octubre 1790), pág.1.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Canon ‘O du eselhafter Peierl’ (K.560ª) [Londres, BL Zweig MS 58], fol.1v.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Canon ‘Bona nox!’ (K.561) [Cracovia, BJ Mus.ms.Mozart 561], 9º-11º sistemas.

 

Enlace nº : Langer, Anton. ‘Ein Abend mit Karoline Pichler’ en Allgemeine Theaterzeitung (Viena, 15 julio 1843), pág.750.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopold Mozart (Viena, 22 diciembre 1781), pág.2.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Konstanze Weber (Viena, 29 abril 1782), pág.2-3.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Catálogo de obras (1784-179) [Londres, BL Zweig MS 63], fol.9v-10.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Konstanze Weber (Dresde, 16 abril 1789), pág.3-4.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopold Mozart (Viena, 8 abril 1781), pág.1.

 

Enlace nº : Mozart, Wolfgang Amadeus. Carta a Leopold Mozart (Mannheim, 14 febrero 1778), pág.3.

 

Enlace nº : Allgemeine musikalische Zeitung (Junio 1822, nº 25), pág.410.

 

Enlace nº : Richter, Joseph. Warum wird Kaiser Joseph von seinem Volke nicht geliebt? (Viena: Bucherer, 1787), pág.46.

 

Enlace nº : Berlioz, Hector: Memoires, pág.336.

 

Enlace nº : Berlioz, Hector: Memoires, pág.337.

 

Enlace nº : Anónimo.‘Paganini!!!’ en Athenaeum (4 junio 1831), pág.364.

 

Enlace nº : Anónimo.‘Monthly Thatrical Review’ en Review' en The monthly Magazine vol.2 nº 8 (agosto 1826) pág.211.

 

Enlace nº : Anónimo.‘Music’ en Literary Gazette (20 septiembre 1828), pág.605.

 

Enlace nº : Anónimo.‘Haymarket Theater’ en Theatrical Observer nº 2662 (25 junio 1830), pág.2.

 

Enlace nº : Anónimo.‘Paganini’ en Athenaeum (13 febrero 1830), pág.92.

 

Enlace nº : Castil-Blaze. ‘La Chronique Musicale’ en Journal des débats (13 marzo 1831), pág.2.

 

Enlace nº : Spohr, Ludwig. Selbstbiograhie, vol.1 (Cassel: Wiegand, 1860), pág.299.

 

Enlace nº : Fétis, François-Joseph. Notice biographique sur Nicolo Paganini (París: Schonenberger, 1851), pág.69.

 

Enlace nº : Paganini, Nicoló. Carta a Revue musicale (23 abril 1831), pág.96.

 

Enlace nº : Anónimo.‘Drury Lane Theater’ en Theatrical Observer nº 2586 (27 marzo 1830), pág.2.

 

Enlace nº : Anónimo. 'Paganini’ en The literary Gazette nº 748 (21 mayo 1831), pá.332.

 

Enlace nº : Anónimo. ‘Theatricals’ en Figaro in London nº 392 (1 septiembre 1832), pág.156.

 

Enlace nº : Heine, Heinrich. Florentinische Nächte (Stuttgart: Morgenblatt für gebildete Stände, 1836), pág.357.

 

Enlace nº : Schottky, Julius Maximilian. Paganini’s Leben und Treiben als Künstler und Mensch (Praga: Calve, 1832), pág.254.

 

Enlace nº : Bennati, Francesco. ‘Notice physiologique sur Paganini’ en Revue de Paris (26 mayo 1831), pág.58.

 

Enlace nº : Anónimo. Boston Evening Transcript (26 octubre 1875), pág.4.

 

Enlace nº : Anónimo. The Illustrated Times (20 abril 1861), pág.257.

 

Enlace nº : Naumann, Emil. Italienische Tondichter von Palestrina bis auf die Gegenwart (Berlín: Oppenheim, 1876), pág.544.

 

Enlace nº : Anónimo. ‘Il testamento de Rossini’ en Gazetta Piemontese (20 noviembre 1868), pág.2.

 

Enlace nº : Anónimo. ‘Nachrichten’ en Allgemeine Musikalische Zeitung (Septiembre 1822), pág.585.

 

Enlace nº : Satie, Erik. Sur une linterne y Sur un casque, 1ª edición (París: Demets, 1913).

 

Enlace nº : Satie, Erik. Embryons desséchés, 1ª edición (París: Demets, 1913).

 

Enlace nº : Mainwaring, John. Memoirs of the Life of the Late George Frederic Handel (Londres: Dodsley, 1760), pág.51-52.

 

Enlace nº : Mainwaring, John. Memoirs of the Life of the Late George Frederic Handel (Londres: Dodsley, 1760), pág.60.

 

Enlace nº : Burney, Charles. Memoirs of the life and writings of the Abate Metastasio, vol.II (Londres: Robinson, 1796), pág.206.

 

Enlace nº : Burney, Charles. ‘Scarlatti, Domenico’ en Cyclopoedia de Abraham Rees, vol.31 (Londres: Longman, 1819).

 

Enlace nº : Sacchi, Giovenale. Vita del cavaliere Don Carlo Broschi (Venecia: Coleti, 1784), pág.29-30.

 

Enlace nº : Schubert, Franz. Franz Schuberts Briefe und Schriften (Munich: Müller, 1922), pág.48-50.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.1 (Leipzig: Nauhaus, 1971), pág.160.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.1 (Leipzig: Nauhaus, 1971), pág.386.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.1 (Leipzig: Nauhaus, 1971), pág.410.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.1 (Leipzig: Nauhaus, 1971), pág.236.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.1 (Leipzig: Nauhaus, 1971), pág.419.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.3 (Leipzig: Nauhaus, 1982), pág.371.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.3 (Leipzig: Nauhaus, 1982), pág.376.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.2 (Leipzig: Nauhaus, 1987), pág.31.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.3 (Leipzig: Nauhaus, 1982), pág.34.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.3 (Leipzig: Nauhaus, 1982), pág.648.

 

Enlace nº : Schumann, Robert. Tagebücher, Bd.1 (Leipzig: Nauhaus, 1971), pág.421.

 

Enlace nº : Wieck, Clara. ‘Tagebücher’ en Clara, ein Künstlerleben, Bd.2 de Berthold Litzmann (Leipzig: Breitkopf & Härtel, 1906), pág.297-299.

 

Enlace nº : Bourdelot, Pierre & Bonnet-Bourdelot, Pierre. Histoire de la musique et de ses effets depuis son origine jusqu'à présent (París: Cochart, 1715), pág.59-66.

 

Enlace nº : Tenducci, Dorothea. True and genuine Narrative of Mr. And Mrs. Tenducci (Londres: Pridden, 1768).

 

Enlace nº : Anónimo. Trials for adultery or the History of divorces (Londres: Bladon, 1780), pág.9.

 

Enlace nº : Casanova, Giacomo Girolamo. Histoire de ma vie. Livre VIII [París, BnF NAF 28604 (8)], pág.206.

 

Enlace nº : Telemann, Georg Philipp. ‘Sonnet auf Ewiland Herrn Capellmeister Bach’ en Historisch Kritische Beyträge vol.1 (Berlín: Schützen, 1754), pág.561, reimpresión de Neueröffnetes Historisches Curiositäten-Cabinet (Dresde, 1751), pág.13.

 

Enlace nº : Bentani, Prospero. ‘Rubrica amena’ en Gazetta Musicale di Milano (19 mayo 1872), pág.166.

 

Enlace nº :

 

Enlace nº : Wagner, Richard. Mein Leben, Vol.1 (Munich: Bruckmann, 1911), pág.11.

 

Enlace nº : Wagner, Richard. Mein Leben, Vol.1 (Munich: Bruckmann, 1911), pág.49.

 

Enlace nº : Wagner, Richard. Mein Leben, Vol.2 (Munich: Bruckmann, 1911), pág.822.

 

Enlace nº : Wagner, Richard. Mein Leben, Vol.2 (Munich: Bruckmann, 1911), pág.858.

 

Enlace nº : Zelter. ‘München’ en Der Volksbote für den Bürger und Landmann (31 mayo 1866), pág.518.

 

Enlace nº : Wagner, Richard: Der Ring des Nibelungen (Leipzig: Weber, 1863), pág.XXI-XXIV.

 

Enlace nº : Spitzer, Daniel. ‘Feuilleton’ en Neue Freie Presse (Viena, 16  y 17 junio 1877).

 

Enlace nº : Wille, Eliza. Richard Wagner an Eliza Wille (Berlín & Leipzig: Schuster & Loeffer, 1908), pág.105.

 

Enlace nº : Wagner, Richard. Carta a G. Meyerbeer (3 mayo 1840) en Das Unterhaltungsblatt der Vossischen Zeitung, nº 609 (25 diciembre 1925).

 

Enlace nº : Wagner, Richard. Mein Leben, Vol.1 (Munich: Bruckmann, 1911), pág.203.

 

Enlace nº : Wagner, Richard. ‘Das Judenthum in der Musik’ en Neue Zeitschrift für Musik (Leipzig, 6 septiembre 1850), pág.110.

 

Enlace nº : Wagner, Richard. ‘Das Judenthum in der Musik’ en Neue Zeitschrift für Musik (Leipzig, 6 septiembre 1850), pág.111-112.

 

Enlace nº : Wilde, Oscar. The picture of Dorian Gray, en Lippincott's Monthly Magazine (1890), cap.IV, pág.54.

 

Enlace nº : Nietzsche, Friedrich. Der Fall Wagner (Leipzig: Naumann, 1888), pág.13 .

 

 

 


     

 

  

Ernst Ludwig Gerber, Historisch-Biograhisches Lexicon der Tonkünstler Bd.1 (Leipzig, 1790), pág.90.
Berlinische Nachrichten de 1747 nº LVI, 11 de Mayo.
Portada de la 1ª edición de La Ofrenda musical con la dedicatoria de J. S. Bach a Federico el Grande (Leipzig: autor, 1747).
Grabado de J. S. Bach por S. G. Kütner (1774) según el retrato de Hausmann.
J. S. Bach. A la izquierda el "pastel" anónimo de ca.1732 [Eisenach, Bachhaus]. A la de derecha el óleo de E. G. Hausmann (1748) [Leipzig, Bach-Archiv].
L. vam Beethoven. Portada de sus Variaciones
Die Grenzboten (Leipzig, 1857), pág. 25, con anotaciones del diario de Fanny Giannastasio del Río.
Comienzo del cuarteto op.59 nº 1, autógrafo [Berlín, SBB Mus.ms.autogr. Beethoven, L. v. 10].
Alexander Wheelock Thayer, Ludwig van Beethoven’s Leben, vol.2 (Berlín: Schneider, 1872), pág. 321.
Carta de Beethoven al editor Breitkopf & Härtel (6 de Mayo de 1811).

Herrn Herrn Ludwig v Beethoven ! «Da ich mit dem Einsetzen des Finale in Partitur zu Ostern erst fertig werden kann, und Sie selbes um diese Zeit nicht mehr benöthigen können, so übersende ich nebst dem bereits angefangen die sämmtlichen Stimmen zu Ihrer gefälligen Disposition. Dankbar bleibe ich für die erwiesene Ehre Ihrer mir zugekommenen Beschäftigung verpflichtet; was ferners das sonstige mishelle Betragen gegen mich betrifft, so kann ich belächlend selbes nur als eine angenommene Gemüthsaufwallung ansehen: in der Töne Ideen Welth herrschen so viele Dissonanzen, sollten sie es nicht auch in der wirklichen? Tröstend ist mir nur die feste Überzeugung, daß dem Mozart u Haydn, jenen gefeyerten Künstlern, bey Ihnen, in der Eigenschaft als Copi sten, ein mir gleiches Schicksal zugetheilt würde; Ich ersuche nur, mich mit jenen gemeinen Copiat ur Subject en nicht zu vermengen, die selbst bey sk[l]avischer Behandlung sich glücklich preisen, ihre Exi stenz behaupten zu kennen. Übrigens nehmen Sie die Versicherung, daß, auch nur um eines Körnleins Werth, ich nie Ursache habe, meines Betragens willen vor Ihnen erröthen zu müssen. mit Hochachtung ergebner Ferd. Wolanek

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 «Schreib- Sudler ! Dummer Kerl! Korrigiren sie ihre durch Unwissenheit übermuth, Eigendünkel u. Dummheit gemachten Fehler, dies schikt sich beßer, als mich belehren zu wollen denn das ist gerade, als wenn die Sau die Minerva lehren wollte. Beethoven(en el lateral izquierdo)

            Es war schon gestern u noch früher beschloßen, Sie nicht mehr für mich schreiben zu machen.
(en el lateral derecho)

            Mozart u. Haidn erzeigen Sie die Ehre, ihrer nicht zu erwähnen».
 

(¡Plumífero chapucero! ¡Estúpido individuo ! Corrija usted las faltas que ha cometido por ignorancia, petulancia, vanidad y tontería, eso es más conveniente que el querer aleccionarme, lo cual sería justamente como si el cerdo quisiera enseñar a Minerva. Beethoven).

(en el lateral izquierdo)

           Ya había decidido ayer y antes incluso que usted no vuelva a escribir para mí.

(en el lateral derecho)

           A Mozart y Haydn haga usted el favor de no mencionarlos junto a usted).

 

   
 

Portada de la 1ª edición de las partes (Viena: Bureau des arts et d'Industrie, 1806)
Primera página de la 1ª edición de la partitura (Londres: Cianchettini & Sperati, 1809)
Manuscrito autógrafo de L. van Beethoven del cuarteto op.135, 4º mov. Particella del violín 1º
1ª Edición del cuarteto op.135, 4º mov. de Beethoven (París, Schlesinger, 1827) En el Grave se desarrolla la pregunta en 3/2, en el Allegro la respuesta en 2/2
Boceto de L. van Beethoven para el trío WoO 18 y la 10ª sinfonía [Bonn, Beethovenhaus, HCB Bsk 20/68], pag.1.
Boceto de L. van Beethoven para la 10ª sinfonía [Bonn, Beethovenhaus, HCB Bsk 20/68], pag.2.
Dedicatoria de Beetoven a la Philharmonic Society de una copia de la Sinfonía nº 9 (1824).
Testamento de Heiligenstadt (1802) de L. van Beethoven [Hamburgo, Staats- und Universitätsbibliothek]

 

Am 6ten Juli, morgens. «Mein Engel, mein alles, mein ich...»      

   

 

- En su libro A travers chant (París: Michel Levy frères, 1862) opina así sobre los cantantes:

«Ya he dicho que un cantante o una cantante capaz de cantar hasta dieciséis compases de buena música con voz natural, bien colocada, comprensible y que los cante sin esfuerzo, sin descuartizar la frase, sin exagerar en los acentos, sin insulsez, sin amaneramientos, sin fallos de francés, sin legatos peligrosos, sin trucos, sin hiatos, sin insolentes modificaciones del texto, sin transposiciones, sin hipos, sin ladridos, sin temblores de voz [¿vibratos?], sin falsas entonaciones, sin hacer cojear los ritmos [¿añadir puntillos?], sin ornamentos ridículos, sin apoyaturas nauseabundas, de manera que lo escrito por el compositor sea comprensible y quede simplemente como lo ha hecho, es un pájaro raro, muy raro, excesivamente raro».

 

 

 

 

 

BLIND Tom (1849-1908)

-  El caso de Thomas Greene Bethune es excepcional en la historia de la música. Hijo de dos esclavos, Domingo y Charity, fue vendido en 1850 junto con sus padres al general James Nail Bethune en una subasta en Georgia. El niño era ciego y padecía lo que hoy en día podríamos llamar autismo. Mientras sus padres trabajaban en la plantación de su amo, el niño era tratado como un juguete más por los hijos del general. Cuando sus hijas tocaban el piano al pequeño se le notaba como absorto escuchando la música. Una noche, el general escuchó música de piano procedente de una sala a oscuras y bajó creyendo que una de sus hijas estaba practicando, pero encontró al pequeño Tom de 4 años interpretando a la perfección una sonata de Mozart. Se comprobó que era capaz de memorizar e interpretar al piano sin un solo fallo cualquier composición habiéndola escuchado una única vez. Cada nota de cada pieza que Tom escuchaba se imprimía indeleblemente en su mente y era capaz de reproducir cualquier pieza de principio a fin sin dudarlo un solo momento. Su fama le llevó a tocar con 11 años delante del Presidente estadounidense Buchanan 2 piezas completamente nuevas (la primera de 13 páginas de extensión y la segunda de 20). Realizó giras de conciertos por EE.UU y Europa. Su repertorio incluía a Beethoven, Mendelssohn, Bach, Chopin, Verdi, Rossini, Donizetti, Meyerbeer y otros tantos. Un programa de uno de sus conciertos proclamaba lo siguiente: «Blind Tom tan solo puede tocar lo que ha oído o improvisado. Hasta hace 2 años existía una lista de 2000 piezas que Tom había escuchado. Desafortunadamente este catálogo se perdió. Desde entonces habrá escuchado en torno a 3000 piezas más, y su repertorio se eleva por tanto a 5000 piezas dependientes totalmente de su memoria» (su vocabulario era inferior a 100 palabras). Otro medio comentaba que su memoria era tan exacta que podía repetir sin perder una sola silaba un discurso de 15 minutos del cual no entendiera ni una sola palabra. También canciones en francés o alemán, tras una sola escucha, eran repetidas literalmente en la notación, la letra, el estilo, etc.

Fragmento del Folletín biográfico, La España musical, año II, nº 81, Barcelona, 8 de Agosto de 1867.
K. Gładkowska, retrato de A. Chamiec.

La muchacha a la que se refiere era Konstancja Gładkowska (1810-1889), una soprano polaca que tenía su misma edad (19 años) y a la que había conocido en el Conservatorio de Varsovia. Acude a su debut como Agnese en la ópera del mismo nombre de F. Paër y, por supuesto, que da buena cuenta a Tytus del evento. Le cuenta que parece más guapa en el escenario que en el salón, que maneja su voz excelentemente, su genuina calidez de sentimiento ue transporta a la audiencia... Sin embargo, Chopin no hizo ningún esfuerzo por conocerla mejor ni por cortejarla. ¿Timidez? ¿Inseguridad? Tal vez no era un amor real, sino platónico, o tal vez no se decide porque está pensando en su viaje a Viena. En el 3º concierto de Chopin en esa ciudad, cantó Gladkowska una cavatina de 'La donna del lago' de G. Rossini. Es muy probable que Konstancja no supiera ni siquiera que Fryderyk estaba enamorado de ella. La revolución polaca de 1830 los separó para siempre, porque él ya nunca regresó de su exilio, primero en Viena y luego en París. Tras la muerte de Chopin ella se limitó a decir que «era caprichoso, lleno de fantasías y variable».  

 

Boceto del Nocturno op.9, autógrafo.

Frédéric, que ya tenía 25 años, recompensó la hospitalidad dando lecciones de piano a María todas las tardes. El maestro le pide a Maria que tenga un libro de música siempre a mano encima del piano para escribir cualquier idea musical que pueda surgir. El 22 de Septiembre Chopin escribe una frase que será el comienzo del Nocturno op.9 nº 2. El 24 de Septiembre de 1835 le entrega en Dresde una copia autógrafa [Varsovia, Biblioteka Narodowa] del famoso Waltz  ‘El adiós’ op.69 nº 1 con el encabezamiento 'Pour Mlle Marie'. También le dedica el 'Vals brillante' op.18.

Reproducción fotográfica de un daguerrotipo de ca.1845 [Varsovia, Sociedad Fryderyk Chopin]
Reproducción fotográfica de daguerrotipo de ca.1847 [París, Musée de la Musique].
Reproducción fotográfica de un daguerrotipo de ca.1847
Tumba de F. Chopin en el famoso cementerio de Père-Lachaise, el más grande de París.
Carta de los "ratas" a F. Chueca (1886) [Madrid, BnE Chueca 27/1].
12 valses para pian, pandereta y triángulo op.39 de M. Clementi (Londres: Longman & Clementi, 1798)
Portada del Libro de Tientos de F. Correa de Arauxo (Alcala: Arnao, 1626).

Imagen nº

 

 

 

 

Heinrich Glareanus, Dodecachordon, Libro III (Basilea: Petri, 1547), pág.440.
Portada de uno de los números de El Burlón, año I, nº 9 (Noviembre 1889).
María Prieto Ledesma de Olóriz, prima de Manuel de Falla.
Artículo de El Diluvio (Barcelona, 13 de Octubre de 1937).
Cardanus, Hieronymus. Theonosto (Lyon, 1663), pág.214 y 354.
El Sussex en el puerto de Boulogne, después de ser torpedeado en el Canal de la Mancha (1916)
Caricatura de Haendel hecha por J. Goupy (ca.1744) [Cambridge, Fitzwilliam Museum].
Versión anónima de la caricatura de Haendel (1754).
El cellista y bajo Gustav Waltz. Retrato de J. Maurice Hauck (ca.1750)
Berchtoldsgaden-Musik de Edmund Angerer (ca.1765), copia.
Esquema frenológico. Das neue Heilverfahren de F. E. Bilz (Dresden: Radebeul, 1894) .
Ceremonia celebrada el 5 de junio de 1954 en la que el escultor G. Ambrosi deposita el cráneo de Haydn junto al resto de su cuerpo.
Litografía (1873) del 'Weihekuss' de L. van Beethoven a F. Liszt.
Carolyne de Saint-Cricq (1828)

- Liszt tenía fama de rompecorazones, preferiblemente de damas de la alta sociedad. Tuvo al menos 26 relaciones amorosas pero nunca llegó a casarse. Con 16 años (1827) tiene su primer 'affaire' amoroso documentado con su alumna la condesa Caroline de Saint-Cricq, la hija de 16 años del ministro de comercio en el gobierno de Charles X. La pareja se enamora y aunque la relación es inocente, el conde expulsa a Liszt ("un simple músico") de la casa al descubrir a la pareja prolongando una clase hasta bien entrada la noche. Poco después Caroline se casa con un rico terrateniente con sus posesiones cerca de Pau, al sur de Francia, y abandona París. Como consecuencia del rechazo, Liszt sufre una crisis nerviosa. Su ausencia de las salas de conciertos durante la temporada 1827-28 hace que circulen rumores de su muerte y Le corsaire publica una falsa noticia de su obituario el 23 Octubre de 1828. El día de su "defunción" Liszt estaba tranquilamente en su casa de la rue de Montholon celebrando su 17º aniversario.

Marie d'Agoult (1843), retrato de Henri Lehmann.

-  Con 21 años aún, a finales de 1832, Liszt conoce a la condesa Marie d'Agoult de 28 años e infelizmente casada desde 1827 en un matrimonio concertado con el conde Charles d'Agoult, con quien ya tenía 2 hijas. Marie por entonces vivía una vida independiente. Su nombre antes de casada era Marie-Catherine-Sophie de Flavigny, descendiente de la poderosa familia Bethmann de Frankfurt, que había hecho una gran fortuna con empresas bancarias. Es el dinero de esa familia el que pagó la dote y el que ayudó a comprar su hogar palaciego, el Château de Croissy, a 9 km de París. Al principio tuvieron cuidado de mantener su relación en secreto. Durante 1833 y 1834 concertaron varias citas, a veces en el apartamento de Liszt al que llamaban ‘Ratzenloch’ (en alemán, nido de ratas) y a veces en Croissy. El hecho de que vivieran separados la mayor parte del tiempo generó una correspondencia clandestina que refleja una relación turbulenta. En Diciembre de 1834 muere la hija mayor de Marie, con 6 años, lo que precipita los acontecimientos. Marie desea suicidarse, viaja a París, se reúne con Liszt, se convierte en su amante y se queda embarazada. Para escapar del escándalo huyen a Zurich y luego a Ginebra donde alquilan una casa en rue Tabazan nº 1. En Diciembre de 1835 nace su primera hija, Blandine-Rachel. En el certificado de nacimiento Marie d’Agoult aparece como Catherine-Adélaïde Méran para proteger a su marido el conde de futuros compromisos: según la ley francesa cualquier hijo de Marie habría sido considerado vástago de su marido. Otros 2 hijos nacieron de esta relación. Sin embargo, en el verano de 1838 su relación se enfría. Después las infidelidades entre ambos serán mutuamente consentidas. Liszt seguirá visitando a Marie y a sus hijos cada verano hasta 1844, cuando la relación muere completamente y el músico se lleva a los niños a París

 

Caricatura de un concierto de Liszt en Berlín, grabado publicado en Franz Liszt in Berlin de A. Brennglas (1842).
Liszt y G. Sand, caricatura de su hijo Maurice (ca.1837) ‘Maman bien étonnée d’entendre Liszt’
Caricatura anónima 'Galop cromatique exécuté par le diable de l’harmonie' (1843) [París, BnF 382]. Representa a Liszt en un concierto en S. Petersburgo. A la izquierda el gran tenor taliano Giovanni B. Rubini, no G. Rossini como se lee a veces.
Liszt al piano con su espada húngara de honor. Le Journal pour Rire (12 Mayo 1855).
F. Liszt al piano y, de izquierda a derecha, J. Kriehuber, el autor de la litografía, H. Berlioz, C. Czerny y el violinista H. W. Ernst (1846).
Carolyne y su hija Marie (1840)

- A los 36 años (1847) Liszt conoció durante su gira rusa en Kiev al segundo gran amor de su vida, la princesa polaca Carolyne von Sayn-Wittgenstein. Carolyne estaba casada con un oficial del servicio ruso, el príncipe Nikolaus zu Sayn-Wittgenstein, con quien se había unido en un matrimonio de conveniencia cuando tenía 17 años. Carolyne reunía todas las cualidades apreciadas por Liszt: era joven (tenía 28 años) bella, inteligente, noble, rica, culta y casada. Ella se había separado de su marido pero poseía grandes posesiones en Woronince, al sur de Kiev, con más de 30.000 siervos. Liszt pasa 3 meses como invitado en Woronince desde Noviembre de 1847 hasta Enero de 1848. Entonces decide dejar su vida itinerante como instrumentista y acepta una antigua oferta de la corte de Weimar, donde se instala con la princesa en Febrero de 1848. Durante los 13 años que pasan en Weimar ocupan una gran casa en las afueras de la ciudad llamada ‘Altenburg’. En Marzo de 1848 Carlolyne inicia un proceso para anular su matrimonio. Aporta testigos presentes en la boda que declaran que su padre la había forzado al matrimonio. El príncipe Nicolás niega que el matrimonio fuera forzado, que habían pasado muchos años y que se había confirmado con el nacimiento de una hija, la princesa Marie. En 1854 Carolyne rehúsa una convocatoria del zar Nicolás I para volver a Rusia y explicar su no consentimiento sobre un reparto de bienes; Carolyne pierde su ciudadanía rusa y sus posesiones son embargadas. Al año siguiente su sucesor el zar Alejandro II la condena al exilio.

Caricatura de G. Mahler dirigiendo su Sinfonía nº 1. Ilustración del periódico 'Wiener Extrablatt' (25 de Noviembre de 1900).
Partida de bautismo de Mozart del 28 de Enero de 1756 (un día después de su nacimiento).
Oreja izquierda de Mozart (izquierda) y oreja normal (derecha), en la biografía de G. N. von Nissen.

 

 

Allerliebstes bäsle häsle!

 

 

 


Ich habe dero mir so werthes schreiben richtig erhalten falten, und
daraus ersehen drehen, daß der hr vetter retter, die fr: baaß
has
, und sie wie, recht wohl auf sind hind; wir sind auch Gott
lob und danck recht gesund hund. ich habe heüt den brief schief,
von meinem Papa haha, auch richtig in meine klauen bekomen
stromen
. Ich hoffe sie werden auch meinen brief trief, welchen
ich ihnen aus Mannheim geschrieben, erhalten haben schaben.
desto besser, besser desto! Nun aber etwas gescheüdes.
mir ist sehr leid, daß der hr. Prælat Salat schon wieder vom
schlag getrofen worden ist fist. doch hoffe ich, mit der hülfe
Gottes spottes, wird es von keinen folgen seÿn schwein. sie schreiben
mir stier, daß sie ihr verbrechen, welches sie mir vor meiner
abreise von ogspurg voran haben, halten werden, und das
bald kalt; Nu, daß wird mich gewiß reüen. sie schreiben noch
ferners, ja, sie lassen sich heraus, sie geben sich blos, sie lassen
sich verlauten, sie machen mir zu wissen, sie erklären sich, sie
deüten mir an, sie benachrichtigen mir, sie machen mir kund,
sie geben deütlich am tage, sie verlangen, sie begehren, sie
wünschen, sie wollen, sie mögen, sie befehlen, daß ich ihnen auch
mein Portrait schicken soll schroll. Eh bien, ich werde es ihnen gewis
schicken schlicken. oui, par ma la foi, ich scheiss dir auf d' nasen, so
rinds dir auf d'koi. appropós. haben sie den spuni cuni
fait auch? – – – was? – – ob sie mich noch imer lieb haben – –
das glaub ich! desto besser, besser desto!

 

Ja, so geht es auf dieser welt, der eine hat den beutel, der
andere hat das geld; mit wem halten sie es? – – mit mir,
nicht wahr? – – das glaub ich! iezt ists noch ärger. appropós.
möchten sie nicht bald wieder zum hr: Gold=schmid gehen? –
–          –          –          –         –         –         –         –          –
aber was thun dort? – – was? – – nichts! – – um den Spuni
Cuni fait
fragen halt, sonst weiter nichts. sonst nichts? – – –
Nu Nu; schon recht. Es leben alle die, die – die – – die – – –
wie heist es weiter? – – iezt wünsch ich eine gute nacht, scheissen
sie ins beet daß es kracht; schlafens gesund, reckens den arsch zum
mund; ich gehe izt nach schlaraffen, und thue ein wenig schlaffen.
Morgen werden wir uns gescheüt sprechen brechen. ich sage ihnen
eine sache menge zu haben, sie glauben es nicht gar können;
aber hören sie morgen es schon werden. leben sie wohl unter=
dessen, ach Mein arsch brent mich wie feüer!
was muß das nicht bedeüten! – – vielleicht will dreck heraus? –
ja ja, dreck, ich kenne dich, sehe dich, und schmecke dich – – und –
– was ist das? – – ists möglich! – – ihr götter! – – Mein
ohr, betrügst du mich nicht? – – Nein, es ist schon so – – welch
langer, trauriger ton! – – heüt den schreiben fünfte ich dieses.
gestern habe ich mit der gestrengen fr: Churfürstin gesprochen, und
Morgen als den 6:ten werde ich in der grossen galla=accademie
spiellen; und dan werde ich extra in Cabinet, wie mir die fürstin=chur
selbst gesagt hat, wieder spiellen. Nun was recht gescheütes!

 

1: es wird ein brief, oder es werden briefe an mich in ihre hände komen,
wo ich sie bitte daß – – was? – – ja, kein fuchs ist kein haaß,
ja das – – Nun, wo bin ich den geblieben? – – ja, recht,
beÿm komen; – – ja ja, sie werden komen – – ja, wer? –
wer wird komen – – ja, izt fällts mir ein. briefe, briefe
werden komen – – aber was für briefe? – – je nu, briefe
an mich halt, die bitte ich mir gewis zu schicken; ich werde ihnen
schon nachricht geben wo ich von Manheim weiters hin gehe, iezt
Numero 2. ich bitte sie, warum nicht? – ich bitte sie, allerliebster
fex, warum nicht? – – daß wenn sie ohnedem an die Mad: Ta=
vernier
nach München schreiben, ein Compliment von mir an die
2 Mad:selles freÿsinger schreiben, warum nicht? – – Curios! warum
nicht? – – und die Jüngere, nämlich die frl: Josepha bitte
ich halt recht um verzeÿhung, warum nicht? – warum sollte ich sie
nicht um verzeÿhung bitten? – – Curios! – ich wüste nicht warum
nicht? – – ich bitte sie halt recht sehr um verzeÿhung, daß ich
ihr bishero die versprochene sonata noch nicht geschickt habe, aber
ich werde sie, so bald es möglich ist übersenden. warum nicht? – –
was – – warum nicht? – – warum soll ich sie nicht schicken? –
warum soll ich sie nicht übersenden? – – warum nicht? – –
Curios! ich wüste nicht warum nicht? – – Nu, also, diesen gefallen
werden sie mir thun; – – warum nicht? – – warum sollen
sie mirs nicht thun? – – warum nicht, Curios! ich thue ihnens ja
auch, wen sie wollen, warum nicht? – – warum solle ich es ihnen
nicht thun?– – Curios! warum nicht? – –ich wüste nicht warum nicht? – –

 

 

 

ergessen sie auch nicht von mir ein Compliment an Papa und
Mama von die 2 frl: zu entrichten, den das ist grob gefehlt,
wenn man vatter und Mutter vergessen thut seÿn müssen lassen
haben. ich werde hernach wen die Sonata fertig ist, selbe ihnen
zuschicken, und einen brief darzu; und sie werden die güte
haben, selben nach München zu schicken. Nun muß ich schliessen,
und das thut mich verdriessen. herr vetter, gehen wir geschwind
zum hl: kreüz, und schauen wir ob noch wer auf ist? – –
wir halten uns nicht auf, nichts als anleiten, sonst nichts. iezt
muß ich ihnen eine trauerige geschichte erzehlen, die sich jezt den
augenblick erreignet hat. wie ich an besten an dem brief schreibe,
so höre ich etwas auf der gasse. ich höre auf zu schreiben – – stehe
auf, gehe zum fenster – – und – höre nichts mehr – – ich seze
mich wieder, fange abermahl an zu schreiben – – ich schreibe kaum
10 worte so höre ich wieder etwas – – ich stehe wieder auf – – wie
ich aufstehe, so höre ich nur noch etwas ganz schwach – – aber ich
schmecke so was angebrandtes – – wo ich hingehe, so stinckt es.
wenn ich zum fenster hinaus sehe so verliert sich der geruch, sehe
ich wieder herein, so nimt der geruch wieder zu – – endlich sagt
Meine Mama zu mir: was wette ich, du hast einen gehen lassen? – –
ich glaube nicht Mama. ja ja, es ist gewis so. ich mache die Probe,
thue den ersten finger im arsch, und dann zur Nase, und – –
Ecce Provatum est; die Mama hatte recht. Nun leben sie recht wohl,
ich küsse sie 10000mahl und bin wie allzeit der alte junge Sauschwanz
                                                          wolfgang Amadé Rosenkranz.
von uns zweÿ Reisenden tausend Com=           an alle meine gute freünd heünt
plimenten an hr: vetter u. fr: baaß.      Meinen gruß fus; addio fex hex.
Miehnnam ned net5 rebotco 7771.      333 bis ins grab, wen ichs leben hab.

Manuscrito autógrafo de Mozart. Cuarteto con flauta (K.298), 3º mov.
Moumento a Mozart, entre las tumbas de Beethoven y Schubert, en el Cementerio central de Viena (Zentralfriedhof, Gruppe 32 A, Nº 55).
Monumento a Mozart en el antiguo cementerio de St. Marx de Viena.
Este dibujo aparece en la portada de una canción cómica, "The wonderful Paganini or London fiddling mad", con texto de W. T. Moncrieff y publicada por Leoni Lee (ca.1831).
Concierto en el Theater Royal Covent Garden (6 julio 1832). En la Parte II Paganini toca un tema con variaciones sobre una cuerda sola.
Concierto en el Theater Royal Covent Garden (17 Agosto 1832) en el que Paganini interpreta 4 piezas, 2 de ellas sobre una cuerda sola. Anuncio en el periódico The Harmonicum.
Paganini. 'Karikatur auf die Wiener Konzerte' (ca.1828) de J. P. Lyser.
Paganini. Retrato de G. F. Kersting (ca.1830). Coincide con las descripciones de la época: pelo largo, con tirabuzones hasta los hombros, cara pálida, frack negro pasado de moda.
G. Puccini y M. Jeritza
M. Ravel con su gato siamés, Mouni, en Belvedere, 1929.
Ravel con otro de sus gatos.
Canción para voz y piano titulada, Le Soir, de C. Saint-Saëns, fechada el 14 de mayo de 1841, cuando tenía 5 años.
Carta de Satie dirigida a él mismo como maestro de capilla de su iglesia.
Firma de E. Elgar en una copia del Cocerto para violín (1909) con la dedicatoria y las letras A.N.
Portada de Prometeo:el poema del fuego de A. Scriabin, diseño de Jean Delville.

- Stravinsky coincidío en Italia con Picasso en 1917. El 16 de Abril Picasso creó el primero de los 3 retratos que haría del músico. En este dibujo se aprecia la severidad del compositor en su serio semblante con pelo bien peinado, ojos impenetrables y mostacho. Con unas simples líneas, Picasso crea un poderoso retrato que captura la personalidad del compositor. El 24 de Abril Stravinsky abandona Italia y vuelve a Morges en Suiza pero en la frontera el policía insiste en que ese retrato es en realidad un mapa de fortificaciones militares secretas y es confiscado. Solamente gracias a la intervención de un amigo de Stravinsky, Lord Berners, de la English High Comission, el retrato le fue devuelto al compositor.    

 

- El entorno de trabajo de Stravinsky nos da idea de su genio. Trabajaba de 9 de la mañana a 12 de la noche todos los días de la semana. Su estudio estaba organizado rigurosamente: pianos, un escritorio con retratos de familia de N. Rimsky-Korsakov, una mesa de trabajo con montones de papeles, plumas, tinteros, gomas de borrar, tijeras, un cronómetro, pegamento... y un diván para la siesta de la tarde.            

 

- Es bien conocida su naturaleza hipocondríaca. No podía dormir sin una luz encendida fuera de su dormitorio ni trabajar si pensaba que alguien le estaba oyendo tocar. Se ponía tan nervioso al actuar en público que una vez se olvidó de las notas de su propia composición. Iba al médico en cada ciudad que visitaba y tomaba incesantemente pastillas que él mismo se recetaba. En 1.934, poco después de que su hijo mayor, Theodore, tuviera que ser operado de apendicitis, Stravinsky se hizo extirpar su propio apéndice sano “como precaución”. Y a continuación ordenó que hicieran lo mismo a sus otros 3 hijos.         

 

- Relativamente pequeño de estatura y no convencionalmente atractivo, Stravinski fue un notorio galanteador. Se rumoreó que tuvo encuentros con personalidades influyentes como Coco Chanel.         

 

- Robert Craft se avergonzaba por su hábito de golpear un vaso insistentemente con un tenedor y exigir ruidosamente la atención en los restaurantes.

 

- En 1959 G. Solti, como director invitado de la orquesta filarmónica de Los Angeles, dirigía 2 obras de Stravinsky: Oedipus Rex y La Consagración de la primavera. El compositor de películas Miklós Rózsa concertó un encuentro entre Stravinsky y Solti. La visita dejó a Solti con cierta pena: "He tenido tanto respeto por este genio, hombre amable y cordial, que me he sentido incapaz de preguntarle por sus composiciones [...] Sólo tuve el corage de preguntarle a Stravinsky por qué había cambiado la orquestación y había simplificado los ritmos de la partitura 30 años después de que se publicara la versión original, a lo que me contestó: "He hecho los cambios porque no podía dirigir la versión original, era muy dificil para mí" (Memorias, pag.116). 

      

- En 1966 Leonard Bernstein, después de dirigir espectacularmente La Consagración de la primavera, se acercó apresuradamente a Stravinsky y se arrodilló ante él, a modo de dramático homenaje. El maestro reaccionó diciendo bruscamente: «Lenny, todos tus tempi estuvieron mal».          

 

- Mientras se bebía un excelente whisky escocés en el club privado Petroleum de Texas, Stravinsky comentó con extrema satisfacción: «¡Dios mío, me gusta tanto el whisky escocés que a veces pienso que mi nombre es Igor Strawhisky!»       

 

- Stravinski compuso música para el espectáculo de Billy Rose en Broadway titulado The Seven Lively Arts. Tras el estreno, uno de los bailarines envió un telegrama al compositor en el que le decía: «Gran éxito, pero si hubiera sustituido el violín del ‘pas de deux’ por una trompeta, hubiera sido un triunfo». La respuesta de Stravinski, enviada también por telegrama, fue: «Satisfecho con el gran éxito».      

 

- Stravinski recibió una oferta de 400 dólares para componer la banda sonora de una película de Hollywood. El compositor la rechazó aduciendo que la suma era demasiado pequeña y el productor defendió su propuesta comentando que otro compositor de renombre había aceptado la misma cantidad a cambio de la realización de la música para otra película. «Él tiene talento», dijo Stravinski, «yo no, así que para mí el trabajo es más dificultoso».    

 

   

STROZZI, Barbara (1619-1677)

- El nombre de Barbara Strozzi se anotó en el registro bautismal de la iglesia de Santa Sofía de Venecia en 1619. Su madre, Isabella Garzoni, servía como criada en el hogar de Giulio Strozzi, un respetado hombre de letras y, probablemente, el padre de Barbara. Giulio adoptó y educó a Barbara, también en música. Poco más se conoce de la vida privada de una de las compositoras más destacadas de su época. Aunque no se sabe si estuvo casada, tuvo 4 hijos. Probablemente el padre es Giovanni Paolo Vidman, a quien Gulio había dedicado sus libretos de ópera de La finta pazza y La finta savia. Esta hipótesis se basa en gran parte en el hecho de que varios miembros de la familia Vidman, incluido el propio Giovanni Paolo, dejaran dinero en sus testamentos a los hijos de Barbara. Además, la viuda de Giovanni Paolo pagó para que las 2 hijas de Barbara entraran en un convento en 1656. Una fuente posterior a la muerte de Barbara dice que Vidman raptó a Barbara, pero esto puede haber sido una historia que circula para preservar el decoro de Barbara. Un noble de Mantua, Antonio Bosso, describe a Strozzi diciendo que tiene unos pechos preciosos, un apunte al que no se habría atrevido de haber sido Barbara una mujer de más alta posición social. Además, una sátira anónima comenta sobre su costumbre de dar flores a los miembros de la Academia de su padre: "Está bien haber repartido las flores después de haber entregado el fruto". Esta es sin duda una referencia a la pérdida de la virginidad de Barbara.

 

 

VICTORIA, Tomás Luis de (1548-1611)

- Durante los últimos años de su vida vivió en el monasterio madrileño de las Descalzas Reales, llevando una vida retirada y austera, a pesar de poseer una importante fortuna: a los altos ingresos producidos por su cargo como capellán de la Emperatriz María (hermana de Felipe II), hay que añadir los de maestro de capilla del citado convento, famoso por los altos emolumentos que asignaba a sus capellanes; por otra parte, la enorme fama y reputación con la que Vitoria regresó de sus años en Roma, le proporcionaron muchos contratos honoríficos en las más importantes diócesis españolas, por los que percibía considerables ingresos; y por si fuera poco, a la muerte de la Emperatriz (1606), Felipe III dispuso que se le duplicara la pensión por sus desvelos para con la difunta. Todo ello le permitió algo inusual: costearse él mismo las carísimas ediciones de lujo de sus propias obras, ediciones que causaban la admiración de todas las grandes capillas europeas, sin excluir la capilla papal. ¡Ya hubieran querido el resto de compositores de finales del siglo XVI y primeros del XVII vivir con tal desahogo económico!.

 

 

VIDAL de ARCE, Juan

- Este maestro de capilla de la catedral de Palencia desde 1605 es expulsado por el cabildo de su magisterio por un tremendo altercado habido entre él y el ministril de Francisco Ruiz durante la misa del día de S. Sebastián en 1606. Ambos "se habían encontrado en palabras sobre si había de quitar el libro de los ministriles que había puesto en el facistol del canto de órgano, para tañer los ministriles en él el ofertorio o no. Y de unas en otras habían llegado a decírselas tales, que por su fealdad ni se debían decir ni escribir, de modo que forzaron al dicho ministril a que con una corneta con que se halló en las manos diese con ella al dicho maestro, el cual se fue luego contra el dicho ministril, que retirándose y haciendo ademanes de defenderse, llegaron el uno tras el otro hasta salir por la puerta principal del coro al crucero con mucho ruido, escándalo, turbación y alboroto del oficio divino y de los que estaban en el coro y fuera de él, sin advertir el lugar a donde estaban ni el hábito con que dicho maestro se hallaba.” Juan apeló la sentencia, llegando el pleito hasta el nuncio de Madrid, que decidió a favor del cabildo.

 

 

VILLALOBOS, Heitor (1887-1959)

- Según todas las biografías oficiales, Villa-Lobos era estéril y no tuvo descendencia. La película brasilera Villa-Lobos Uma Vida de Paixao (2000) hace especial énfasis en este tema, cuando en respuesta a la pregunta que un conocido (Joaquin) formula a Villa-Lobos, en sentido de «Si él quería tanto a los niños, ¿por qué no tuvo los suyos?», él responde: «Cosas de la Vida». La verdadera respuesta es otra: Villa-Lobos tuvo una hija. La misma que nació en Alemania en 1935 y que vivió en Bolivia. Este hecho, demostrado documentalmente en el Congreso Internacional Heitor Villa-Lobos celebrado el año 2002 en París, ha sido deliberadamente ocultado por los interesados en mantener al maestro estéril y seguir así beneficiándose (hasta el año 2030) de los réditos que reporta "su legado" en derechos de autor.     

 

 

VIVALDI, Antonio (1678-1741)

- Vivaldi fue ordenado sacerdote en 1703, sin que abandonara tal estado hasta su muerte en 1741. Sin embargo, la biografía del Vivaldi sacerdote es singularísima. Desde 1704 no vuelve a oficiar una sola misa, como él mismo confiesa a un superior en una carta fechada en 1737. En ella arguye su pésimo estado de salud habitual (lo que él llama en alguna ocasión 'strettura di petto', es decir, asma), que, según sus palabras, no le permitía mantenerse en el altar durante todo el tiempo que dura una celebración. Esta explicación está en evidente contraste con el hecho de que a esas alturas Vivaldi había sido ya constante viajero por toda Europa y había desplegado una gran actividad como creador y organizador. El 'petre rosso' vivió esta singular vocación sacerdotal durante los casi 40 años que residió habitualmente en Venecia, de cuyos carnavales, dicho sea de paso, era también impenitente asiduo. 

 

- El conde Grégoire Orloff en su Essai sur L’histoire de la musique en Italie (París, 1822) relata una anécdota más que dudosa: «un día Vivaldi abandonó el altar en plena misa para anotar en la sacristía una melodía que se le acababa de ocurrir y cuyo destino sería más tarde el de una fuga. Una vez hecho esto, regresó y concluyó la misa ante los estupefactos fieles. A causa de este delito, Vivaldi fue llevado ante la Inquisición. La falta fue considerada como una aberración del genio y la pena que le fue impuesta se redujo a la prohibición expresa de decir misa en un futuro».

 

- Vivaldi también tuvo que hacer constantes equilibrios lingüísticos para justificar ante sus superiores la habitual compañía en sus viajes y durante mucho tiempo de la señorita Anna Giraud (o Giró), célebre contralto veneciana de ascendencia francesa que participaba en casi todos sus conciertos y giras desde 1723. Empezó a ser su protegida, posiblemente cuando estaba en la Pietá, porque fuentes contemporáneas se refieren a ella como a «Annina della Pieta». Su hermanastra, Paolina, acompañante de Anna, se convirtió pronto en la criada y enfermera del compositor. Desde que ambas jóvenes entraron a formar parte del cortejo de Vivaldi, se soltaron las malas lenguas y hasta la Iglesia se escandalizó cuando se oyó que las dos muchachas se alternaban en los favores, no sólo musicales, del Cura Rojo, a pesar de sus plausibles desmentidos. En 1737 el cardenal Tomaso Ruffo, arzobispo de Ferrara (un dominio papal) prohíbe a Vivaldi entrar en Ferrara por sus relaciones con la Giraud y por su renuncia a decir misa. A Vivaldi esto le supone, además de un palo moral, la renuncia del ciclo de óperas que había programado y una pérdida más de 6.000 ducados. Vivaldi negó rotundamente cualquier relación romántica en una carta a su patrón Bentivoglio, fechada el 16 de noviembre de 1737 e insistió en que su relación era puramente artística. Sin embargo, el músico vivía aún con Anna y su hermanastra en Agosto de 1739. Givanni Gilli, un espía de la Inquisición veneciana, informa el 26 de Agosto:

«Durante una cena en la embajada española, hubo música cantada por la cantante conocida como la Giró que vive en casa del abate Vivaldi. El abate la acompañaba al clave, al tiempo que indicaba y marcaba el compás a los instrumentos, que no eran muchos pero todos excelentes. La música sonó hasta las 3 de la madrugada, momento en el que todos se fueron a sus casas. Vivaldi se fue a la suya con la cantante Giró».

 

- En diciembre de 1739, poco antes de que Vivaldi dejara Venecia por última vez, el príncipe Frederick Christian, rey de Polonia y elector de Sajonia, fue a Venecia. Hubo un complicado concierto en la Pieta; Vivaldi presentó una serie de obras nuevas, por las cuales recibió 15 ducados y 13 liras. El rey llevó consigo las obras a Dresde y éstas se cuentan entre el más valioso legado vivaldiano que hoy poseemos, conocido en los círculos musicales como los Conciertos de Dresde

 

- Como su popularidad disminuía en su tierra de origen y sus editores de Amsterdam ya no deseaban publicar sus nuevos conciertos y sonatas, Vivaldi se orienta hacia Viena. Anna Giraud estaba en Graz en 1739-1740 y quizá preparara el terreno, pero evidentemente Vivaldi esperaba que el emperador Carlos VI recordara que Vivaldi le había dedicado su op.9 (La cetra). En 1740, después de complicadas negociaciones, Vivaldi vende una extensa colección de sus conciertos y música religiosa a la Pietá (que es ahora, después de muchas vicisitudes, un precioso legado de la Biblioteca Nacional de Turín) y en el verano de ese año deja Italia para siempre. Vivaldi se traslada a Viena, quizás con el propósito de conseguir un puesto en la corte aunque no hay pruebas de que tuviera alguna vez la más mínima posibilidad de trabajar en la corte de los Habsburgo. Una producción póstuma en 1742 de L'oracolo in Messenia en el Kärntnertortheater de Viena (esta ópera no pudo ser programada en la temporada de 1741 por el luto oficial tras la muerte de Carlos VI en Octubre de 1740) y el hecho de que viviera en en una casa cercana a este teatro en el momento de morir (27 o 28 de Julio de 1741), hace suponer que el principal motivo que le había llevado a Viena es el de componer y dirigir una ópera. Sin embargo, recientemente se ha añadido otra razón: escapar de sus acreedores en Viena y recobrar su fortuna. No hay duda de que Vivaldi, solo y posiblemente sin fondos para volver a su casa en Venecia, sufre pobreza y de mala salud en Viena. La causa exacta de su muerte (el certificado oficial habla de «inflamación interna») sigue siendo una incógnita. Su funeral, aunque modesto, no es el paupérrimo entierro que sugiere la tradición biográfica: fue pagado presumiblemente por Anna Girò, que le acompañó a Viena, o por las 2 hermanas solteras de Vivaldi. El cementerio del Spettaler Gottesacker donde fue enterrado ya no existe. Poco después de su muerte, las autoridades venecianas embargan sus pertenencias para asegurar que sus acreedores sean pagados. De todos modos, parece que algunas de sus propiedades que no aparecen en el inventario de sus bienes, habrían sido escondidas por algún miembro de su familia; entre esas propiedades estaban todos sus instrumentos y sus libros y manuscritos musicales.

 

 

WAGNER, Richard (1813-1883)

- Paternidad: su madre fue Johanna Rosina Patz, hija de un panadero, y su padre fuera Karl Friedrich Wagner, un oficial de la policía local. El matrimonio Wagner tuvo 9 hijos en tan sólo 14 años, siendo Richard el último. El padre murió de tifus el 23 de Noviembre de 1813, 6 meses después del nacimiento de Richard. En esa época Johanna vivía con Ludwig Geyer, un artista polifacético, pintor, cantante, escritor y actor de teatro, muy apreciado por el padre de Wagner, en el Brühl, en ese momento el barrio judío de Leipzig. El 28 de Agosto de 1824 Johanna y Geyer se casan y durante los primeros 14 años de su vida Wagner lleva el apellido de Geyer. Durante sus últimos años, Wagner prepara una autobiografía y descubre cartas de Geyer a su madre que le llevan a sospechar que Geyer es en realidad su padre biológico y especula con que Geyer fuera judío. Según el diario (26 de Diciembre de 1868) de Cosima, su 2ª mujer, Wagner no cree que L. Geyer sea su verdadero padre pero al mismo tiempo señala el parecido entre Siegfried, el hijo de Wagner, y Geyer. El filósofo F. Nietzsche fue uno de los acólitos más cercanos a Wagner y lee las hojas de prueba de su autobiografía antes de ser publicada. Puede ser esta cercanía lo que lleva a Nietzsche a escribir en su ensayo El caso Wagner (1888) que “Ein Geyer ist beinahe schon ein Adler” (un buitre es casi un águila), siendo “Geyer” la palabra alemana para buitre y Adler un apellido judío muy común. A pesar de estas conjeturas de Wagner y de Nietzsche, no hay evidencias de que Geyer tuviera ascendencia judía y la cuestión de la paternidad de Wagner probablemente nunca se aclarará sin una prueba de ADN. Eso sí, las fotos demuestran un gran parecido entre Richard Wagner y su hermano Albert, el hijo mayor de Karl Friedrich Wagner.       

 

- Al igual que había hecho su reciente ídolo Beethoven con el drama Egmont, un Richard de 13 años decide poner música a su tragedión Leubald y Adelaida. Entonces, aun cuando su orgullo es grande, se da cuenta de que no puede, de que no está preparado para ello. Piensa que estudiar el cursillo Método de bajo cifrado de Johann Bernhard Logier será más que suficiente para él pero tampoco lo consigue, así que toma la decisión de recibir clases de un músico del teatro de Leipzig llamado Gottfried Müller. Al poco tiempo Müller se harta del alumno «genial», que todo lo sabe sin saber nada, que pretende escribir música mejor que él sin estudiar, que desprecia todo sistema y que encima no le paga.     

 

- Con 16 años Wagner asiste a la representación de la ópera Fidelio de Beethoven. En la penumbra de la sala, Wagner recibe una enorme impresión escuchando a la cantante Wilhelmine Schröder-Devrient, que años antes había sido elogiada por el propio Beethoven, interpretando el mismo papel. Al acabar la representación, absolutamente conmocionado, Wagner saldría corriendo del teatro para escribir una breve carta a la célebre soprano en la que le decía que «a partir de este momento, mi vida ha adquirido su verdadero significado, y si en el futuro usted oye elogiar mi nombre, debe recordar que es precisamente usted, por la velada de esta noche, la que me convertirá en lo que juro que voy a llegar a ser». La cantante debió quedar muy impresionada por aquella carta apasionada y juvenil, ya que la conservó, y años más tarde en 1842, cuando conoció personalmente a su autor, repitió palabra por palabra su contenido.     

   

- En 1834 Wagner conoce a la actriz Minna Planer (Christine Wilhelmina) en Bad Lauchstadt, donde trabajaba para la compañía de teatro de Magdeburgo. Wagner había llegado allí el 1 de Agosto por la plaza vacante de director de orquesta de la compañía, pero no tenía mucho interés hasta que conoció a Minna una noche por casualidad. Ella había tenido una hija ilegítima (Nathalie) a los 15 años con un capitán de la guardia real sajona que la había abandonado después de dejarla embarazada. Minna tenía entonces 25 años, Wagner 21. La relación de Minna con Wagner fue tormentosa: él era celoso y posesivo. En Noviembre de 1835 Minna, insatisfecha con la 'troupe' de Magdeburgo y probablemente también con Wagner, abandona de repente la ciudad para trabajar en la compañía de teatro de Könisberg mientras Wagner busca trabajo en Berlín. Al fallar lo de Berlín, Wagner se reúne con Minna en Könisberg y acepta una posición inferior como director joven. Minna y Wagner se casan el 26 de Noviembre de 1836, donde discuten ante el celebrante que los iba a casar. Ella pronto se da cuenta que ser la mujer de Wagner no era el camino hacia la respetabilidad que ella se había estado labrando. Wagner tenía deudas que ella tenía que saldar con prestamistas y trabajando como actriz gracias a su popularidad (en 1836 gana 700 táleros imperiales). Sigue teniendo admiradores y el 31 de Mayo de 1837 Minna se escapa con un comerciante local llamado Dietrich, llevándose a Nathalie con ella. Wagner la encontró en Dresde en casa de los padres de Minna y la pidió volver con él. Después de un breve período de reconciliación, Minna escapa de nuevo con Dietrich en Julio de 1837. No será hasta Octubre cuando Minna tiene finalmente vuelve a Wagner, quien había conseguido un puesto en Riga como director musical. Minna también consigue un puesto en Riga pero 2 años después (Enero de 1839) Wagner pierde su trabajo y deciden esquivar a sus acreedores huyendo, junto a su perro Robber, bordeando la frontera rusa el 10 de Julio, a pesar del riesgo de ser tiroteados por los guardas de frontera. En Pillau (Lituania) cogen un barco hacia París vía Londres pero una tormenta hace que el barco atraque en un fiordo noruego. Un mes después llegan a París, donde pasan 3 años en la más severa pobreza. Wagner es encarcelado por deudas y Minna tiene que pedir dinero a sus amigos alemanes en París para rescatarle. Sólo el nombramiento de Wagner en Abril de 1842 como ‘Kapellmeister’ de la corte de Dresde permite al matrimonio la estabilidad y el estatus social que Minna había deseado.          

 

- En 1848 Wagner conoce a Jessie Laussot (de soltera Taylor), casada con el rico comerciante de vinos Eugène Laussot de Burdeos. Era una defensora de la música de Wagner y había ido a Dresde para asistir a una representación de Tannhäuser que la cautiva. Tenía una copia de la partitura y consigue, gracias al secretario personal de Wagner, Karl Ritter, que Wagner le firme una dedicatoria. En 1850, cuando Wagner y Minna se habían instalado en París tras su participación en el Revolución de 1848 en Dresde, Jessie invita a Wagner a su casa de Burdeos, donde llega el domingo 16 de Marzo de 1850. Aunque la invitación inicial era por unos días, Wagner permanece allí 3 semanas. Jessie tiene entonces 21 años y Wagner 34. Ella es una mujer cultivada que habla alemán sin acento y toca el piano. Su madre, una rica viuda inglesa, le ofrece a Wagner una pensión de 3000 francos. Wagner y Jessie comienzan una relación tan apasionada como sin futuro. Ambos estaban infelizmente casados, Wagner con una mujer que no le entendía y Jessie con un hombre que parecía querer más a su madre. Wagner y Jessie traman escapar a Malta, Grecia, Asia menor (Turquía)... Wagner escribe el 16 de Abril a Minna diciéndole que se va a separar pero cuando Jessie confiesa los planes a su madre y ésta a su yerno, se termina el romance con la petición de un duelo del marido, quien jura que atravesará la cabeza de Wagner con una bala. Wagner rehúsa el duelo pero le pide a Laussot que se encuentre con él en Burdeos 3 días más tarde en el 'Hôtel Quatre Soeurs'. En vez de Jessie se presenta allí un comisario de policía quien le comunica que no tiene sus papeles en regla y que debe abandonar la ciudad en 48 horas, tiempo suficiente para escribir una larga carta a Jessie. Ésta le contesta en Junio y le asegura que no volverá a verla. Jessie Laussot  abandona a su marido 3 años después y se instala en Florencia, donde se casa con Karl Hillenbrand, un amigo de Nietzsche. Pero vuelve a ver a Wagner en 1875, algunos dicen que en Florencia, otros que en Bayreuth.           

 

- A finales de 1850 Wagner se traslada a la ciudad suiza de Zúrich junto a Minna (y la hija y el perro). En Febrero de 1852, tras un concierto de Wagner, conocen al matrimonio formado por Otto Wesendonck, un rico comerciante de seda, y Mathilde Wesendonck (Luckemeyer de soltera), una joven monísima, culta y con una gran sensibilidad. En 1852 Wagner tenía 39 años y Minna, cuya salud empezaba a flojear, 43, y por esa época las relaciones entre ellos ya dejaban mucho que desear. En un primer momento, la relación entre Richard y Mathilde no va más allá de los límites de la cordialidad. Es en 1853, después de la lectura del poema de la “Tetralogía” al público en el Hotel Baur, cuando Wagner abandona bruscamente su desierto musical en el que se encontraba a consecuencia de los hermosos ojos de la Sra. Wesendonck. Hacía 5 años que no componía y ahora vuelve a escribir una “polka para Mathilde Wesendonck” en la que nacen, se entrecruzan y mueren, como embriones apenas formados, algunos de los gérmenes de su futura “Tetralogía”. Un mes más tarde, el 20 de junio, le envía una sonata acompañada de una dedicatoria de lo más enigmática: «¿Sabéis qué ocurre?». Mathilde tiene sentimientos similares por Wagner pero es casi seguro que este amor nunca llegó a consumarse sexualmente, a pesar de lo mucho que se ha especulado e inventado sobre esta cuestión. Wagner compuso el extraordinariamente erótico 1º acto de Die Walküre en 1854 en uno de sus apartamentos en Zúrich durante su encantamiento por Mathilde. La historia trata de Siegmund y Sieglinde, cuya atracción sexual es tan fuerte que tienen sexo apasionado a pesar de ser hermanos. En Septiembre de 1854 Wagner reconoce unas deudas de 10.000 francos; en ese momento mantenía no solamente a Minna y a su hija ilegítima Natalie, sino también a los padres de Minna. Otto Wesendonck acepta saldar gran parte de esa deuda a cambio de los ingresos de las futuras obras de Wagner y pone a disposición de Wagner la casita en la Grüner Hügel, al lado de la villa que Otto se había construido a las afueras de Zurich, en el barrio de Enge. Wagner y Minna se instalan en ese 'Asyl', que es como lo llama Wagner, a finales de Abril de 1857. Los poderosos sentimientos de Wagner por Mathilde le inspiran el libreto de Tristan und Isolde (comienza a escribirlo el 20 de Agosto de 1857), abandonando Siegfried. Cada noche Wagner lee a Mathilde lo que había escrito. El 18 de septiembre de 1857 lee a Matilde el último acto. Más tarde recordaría cómo fue aquel momento: «Me acompañaste hasta la silla delante del sofá y me besaste, diciéndome: ahora ya no puedo desear nada más». También Matilde sufre de fiebre amorosa y escribe 5 poemas bastante bellos, a los que Wagner pone música, los conocidos hoy como Wesendonck Lieder. A las 7 de la mañana del 23 de Diciembre de 1857 Wagner lleva a 18 músicos que había alquilado a la escalinata de la villa e interpreta Träume (Sueños), una de esas 5 canciones, para despertar suavemente a Mathilde en su 29º cumpleaños. Otto estaba en N. York, intentando revertir la marcha de sus negocios allí. Cuando se entera del gesto efusivo y extravagante de Wagner se enfada muchísimo. Para corregir, Wagner organiza otro concierto en la escalinata el día del cumpleaños de Otto, el 21 de Marzo de 1858, en el que se interpretan 10 movimientos de 6 sinfonías de Beethoven. Pero la tensión aumenta a medida que Wagner es cada vez más abierto en sus sentimientos hacia Mathilde, causando la ruptura entre las 2 parejas. Wagner es obligado a dejar el 'Asyl', envía a Minna a unos baños a Brestenburg y él marcha, en compañía de Karl Ritter, a Venecia el 17 de Agosto de 1858. Hay que decir que Wagner mantuvo sus relaciones con Otto, quien continuó administrándole fondos, y con Mathilde, que contestaba devotamente a las cartas del itinerante compositor. Todavía en 1863 Wagner confiesa que su primer y único amor había sido Mathilde.       

 

- Wagner era amigo del célebre director de orquesta Hans van Bülow, entre otras cosas porque Bülow era uno de los grandes defensores de su obra y la dirigía contra viento y marea siempre que podía, y porque además era el yerno de Franz Liszt, ya que se estaba casado con Cosima Liszt. No podemos olvidar que entre Wagner y Liszt había una corriente de amistad y de admiración, sobre todo por parte de este último, que apoyaba y divulgaba la «música del futuro» que encarnaba Wagner. Los Büllow ya habían se habían encontrado con Wagner en Zurich en 1857 y en verano de 1862 permanecieron unos días en la casa del compositor en Biebrich (Wiesbaden). En Octubre del mismo año Wagner y von Bülow comparten la dirección en un concierto en Leipzig; Wagner recuerda que, durante un ensayo, «me sentí transportado al ver a Cosima... me parecía como venida de otro mundo». En esos años la vida sentimental de Wagner era un desastre: oficialmente estaba casado con Minna pero había tenido varias relaciones extramaritales. El 28 de Noviembre de 1863 Wagner visita Berlín, donde residen los von Bülow. Mientras Hans está en el ensayo de un concierto, Wagner y Cosima dan un largo paseo en carruaje y declaran su amor mutuo: «con lágrimas y sollozos», escribirá Wagner más tarde, «sellamos nuestra confesión de pertenecer únicamente el uno al otro». Ante la insistencia de Wagner, Hans acepta mudarse a Munich como pianista de la corte. Se instalan en una casa lo suficientemente cerca de la de Wagner como para que Cosima pueda trabajar como secretaria del compositor. El 29 de Junio de 1864 Cosima pasa unos días sola con Wagner en el lago Starnberg, antes de que se les una Hans el 7 de Julio. Según la mujer de la limpieza de Wagner, Anna Mrazek, Hans se encontró a su mujer en el dormitorio de Wagner pero no pidió explicaciones. 9 meses después de esa visita, el 10 de Abril de 1865, Cosima da a luz a una niña, Isolde. Tal era la devoción de Hans por Wagner que aquél acepta a la niña como suya y la registra como su hija legítima. El 10 de Junio de 1865, en la ópera de la corte de Munich, Hans estrena Tristan und Isolde. Cuando Wagner debe marcharse de Munich, Cosima se une a él en Ginebra en Marzo de 1866 y ambos se instalan en Lucerna en una casa al lado del lago, la Villa Tribschen. Luego invitan a Hans y a los niños a pasar el verano. Hans escribe a un amigo que "desde Febrero de 1865 no tengo dudas de lo extremadamente peculiar de esta situación" pero parece dar por imposible su relación con Cosima. Wagner consigue que el rey de Baviera declare nulo el matrimonio de los Bülow. Cosima se queda embarazada de la 2ª hija de Wagner, Eva, nacida en Febrero de 1867 en Tribschen. A pesar de todo esto, von Bülow mantiene intacta su admiración por la música de Wagner. Tras el nacimiento de Siegfrido, el 3º hijo de Wagner y Cosima, von Bülow acepta conceder el divorcio, sancionado por la corte de Berlín el 18 de Julio de 1870. Nunca más volverá a dirigir la palabra a Wagner y pasarán más de 11 años hasta que se vea con Cosima. Wagner y Cosima se casan el 25 de Agosto de 1870 en Lucerna, en una iglesia protestante. Liszt no fue invitado y se enteró por los periódicos.      

 

- Casi al mismo tiempo que Cosima, entró en la vida de Wagner el jovencísimo rey Ludwig II de Baviera. Luis II siempre había tenido un espíritu sensible, volcado hacia el romanticismo y muy receptivo a todo lo que fueran leyendas germanas. A menudo se podía ver al joven príncipe vagando por los montes y bosques bávaros, fascinado con los castillos o las ruinas que se conservaban en las montañas bávaras. En 1861, cuando tenía 16 años, tuvo la oportunidad de asistir a una representación de la ópera Lohengrin de Ricardo Wagner. Esa noche el príncipe Luis sufrió una conmoción. Allí, delante de él, tomaban forma todas sus fantasías, envueltas en una nueva música que le transportaba hasta otro mundo. A partir de entonces se volvió un fanático de la obra wagneriana. El 10 de marzo de 1864 muere Maximiliano de Baviera y el príncipe Luis, con tan sólo 18 años, es proclamado rey. Entonces, una de sus primeras órdenes es encargar al secretario de la corte que contacte con Wagner para hacerle saber que el monarca es un admirador de sus obras y desea erigirse en su protector. Naturalmente cuando el citado secretario se lo hizo saber a Richard, éste corrió al encuentro del rey en Munich. En la tarde del 4 de mayo de 1864, suponemos que el joven apuesto Luis II, cuya tendencia homosexual es hoy de sobra conocida, esperaba ver entrar por la puerta de su elegante despacho al mismísimo caballero del santo grial redivivo, a un Lohengrin vestido con ropa de calle de mediados del siglo XIX, y nos encantaría haber podido leer su pensamiento cuando en lugar de ese ser legendario, vio entrar a un hombre más bien bajito, cabezón y con cara de ballenero. A pesar de todo, el rey quedó fascinado por el que era su ídolo y Richard no perdió la ocasión de encandilar todo lo que pudo al joven monarca, viendo que aquello podía suponer el final de todos sus problemas económicos. El rey estaba dispuesto por indicación de Wagner, a crear una escuela de música alemana y un gran teatro de ópera en Munich, donde se representarían todas las óperas de Wagner. Miembros del gobierno se opusieron al proyecto de ese “revolucionario” Wagner. Pero Wagner siguió coqueteando y enamorando a ese muchacho:       

«Mi admirable rey, profundamente amado; hay un secreto que mi sublime y dulce amigo no penetrará hasta la muerte. El hecho de que él solo es el creador de todo cuanto, en adelante, el mundo unirá a mi nombre..., mi única y verdadera razón de vivir es el maravilloso amor que embarga el corazón de mi real amigo y que, como surgido del seno de Dios, me inunda con su rocío y fecunda en mí nuevos gérmenes de vida».       

 

A estas palabras del Wagner de 52 años reaccionaba el soberano de 18 de la siguiente manera:        

«Soy semejante a una estrellita que aspira a ser iluminada por vuestro sol y a desaparecer de la Tierra cuando él cese de irradiar sus rayos. ¡Ah, si descendiese sobre nosotros la noche, se ocultase el astro diurno y brillaran las constelaciones, signos precursores de nocturnas voluptuosidades! ¡Ah, qué dichoso soy!... Con amor eterno vuestro Luis, bienaventurado y fiel hasta la muerte».             

 

En esta época Wagner y el rey tuvieron varios encuentros sin que hasta la fecha se haya podido tener ninguna prueba de que en ellos llegaran a tener relaciones físicas. Todo hace pensar que Wagner se limitó a jugar con su majestad para sacarle el máximo partido, llegando al extremo de escribir a su «rendido admirador» cosas tan increíbles como: «Profundamente y desde mi corazón, declaro que no amo a ninguna mujer, a ningún pariente, a ningún hermano, a ningún amigo, a nadie, sino a ti.» Ese acto de cinismo es todavía más increíble si pensamos que en esos momentos Wagner empezaba a mantener una relación íntima con Cosima Liszt.          

En Diciembre del mismo año Wagner (1866) sale de Munich con el Anillo de los nibelungos en la garganta porque ve que su favor puede peligrar, debido a su escandalosa relación con el rey, y al mismo tiempo tiene que separarse de Cósima (aunque poco después se reúnen en Tribschen). Naturalmente, el enamorado Luis II se hizo cargo de todos los gastos, y Wagner llamó a Berta, su modista favorita en Viena, para que le decorara la casa a base de satén rosa. Cósima debió pensar que ya estaba harta de disimulos y sin más se traslada a vivir allí con Wagner, aportando a su nuevo hogar rosado sus 3 hijas, la última de ellas hija también de Wagner. Cuando todo parecía transcurrir idílicamente para la pareja, máxime habiendo muerto Minna, que era uno de los escollos en su camino al matrimonio, de repente reciben un susto en forma de carta regia. Luis II le comunicaba su intención de renunciar a la corona para evitar que su pueblo entre en guerra con Prusia, y le anunciaba su visita a Triebschen. ¡Ahora sí que peligraba su ayuda económica! Rápidamente Wagner escribe a su joven enamorado: «Al margen de vuestro amor por mí, permaneced con vuestro pueblo».          

El cínico expolio económico de Wagner hacia Ludwig se ha exagerado. La cantidad total recibida por Wagner de manos del rey de Baviera durante los 19 años de su relación, incluyendo estipendio, pensión y regalos, era de 562.914 marcos, una suma equivalente a menos de 1/7 de la lista civil anual (4,2 millones de marcos). Es una cantidad que puede compararse con los 652.000 marcos gastados en el dormitorio del Castillo de Ludwig en Herrenchiemsee o con los 1,7 millones gastados para el carruaje de la boda real que nunca tuvo lugar.       

 

- Además de no tener escrúpulos, Wagner era un egocéntrico, defecto que vino a aumentar el favor regio. A este respecto Peter Cornelius escribió lo siguiente:

«¡Wagner ni sabe ni cree hasta qué punto agota a cualquiera!... El otro día fuimos a la casa de la señora Von Bülow e inmediatamente Wagner nos leyó una buena tira de cantos de Rostem y Suhrab... apenas habían pasado 12 minutos y ya estábamos metidos en Tristan und Isolde; se cantó todo el primer acto. Inmediatamente se sirvió el té, y no habíamos bebido media taza cuando Wagner se puso a relatarnos exhaustivamente su Parsifal... y así transcurrió toda la velada hasta que nos separamos... Esto no sucede en una ocasión especial sino casi siempre; nuestro gran amigo tiene que hablar, leer y cantar de sí mismo; si no, no está a gusto».        

 

- Una de las características de la personalidad de Wagner fue su actitud ante el dinero. Pensaba que todo el mundo le debía proporcionar lo necesario para vivir bien. Él era un genio, un ser superior, y por lo tanto lo que le rodeaba debería estar a su servicio, incluyendo las mujeres. Él mismo llegó a decir: «El mundo debería darme lo que necesito. ¿Es acaso una exigencia inaudita afirmar que el poco lujo que me gusta, me es debido? ¿A mí, que proporciono placer al mundo y a miles de personas?»  El poco lujo que le gustaba a Wagner era bastante caro. Aunque pasó penurias en el comienzo de su vida matrimonial, al final logró llevar la vida que quería. Entre otras cosas le sacaban de quicio los ruidos y olores, digamos, vulgares. Sus habitaciones solían estar acondicionadas por mullidas alfombras y cortinajes de raso (cuyos colores predominantes eran el rojo y el violeta). La luz era tamizada por visillos de seda y el ambiente estaba perfumado. Su vestimenta casera también era especial: camisas de encaje, pantalones de raso, zapatillas forradas de piel, más de 20 batas de seda que encargó a Berta, su modista en Viena, además de cintas, encajes, perfumes, sales de baño, telas de raso, etc. Los colores que prefería para su ropa eran el amarillo y el rosa. Es cierto que en diferentes ocasiones, económicamente las pasó canutas, incluso al lado de su mujer, Minna, y entonces los créditos que pidió fueron realmente para poder comer, pero otras muchas veces, como le gustaba llevar una vida lujosa, derrochó el dinero que no tenía y se entrampó hasta las cejas, viéndose entonces perseguido por sus enojados acreedores. Precisamente más de la mitad de su vida la pasó escondiéndose y huyendo de ellos.       

 

- Antisemitismo: antes de 1850 no hay ninguna manifestación de sentimientos antisemitas por parte de Wagner. De todos modos, desde que se empeña en desarrollar su carrera, comienzan los resentimientos contra el éxito de compositores judíos tales como F. Mendelssohn y G. Meyerbeer y les culpa de su falta de éxito, sobre todo tras su estancia en París en 1840-41 cuando empobrece y debe ganarse la vida copiando música. Irónicamente, al mismo tiempo Wagner tiene un considerable contacto con Meyerbeer, quien le presta dinero; Wagner usa la influencia de Meyerbeer para estrenar Rienzi en Dresden (1842), su primer gran éxito. Luego le pagó a Meyerbeer definiéndole como «famoso tonadillero judío» o «vil banquero judío que tuvo la ocurrencia de meterse a escribir óperas», o «ratero»; o escribiendo de él: «Los años no le habían dado aún ese aspecto fofo característico, que tarde o temprano desfigura la cara de la mayoría de los judíos, y la fina configuración de las cejas, que casi rodeaban sus ojos, daba a su rostro una expresión que inspiraba confianza». Su ensayo más controvertido sobre el asunto es Das Judenthum in der Musik, publicado por primera vez bajo el seudónimo de K. Freigedank en 1850 en la revista Neue Zeitschrift für Musik. En el número anterior Th. Uhlig había atacado el éxito de Le prophète de Meyerbeer en París y el ensayo de Wagner amplía esa crítica a una supuesta “judeización” de todo el arte germano. El ensayo continúa explicando el desagrado popular por compositores judíos, en particular Mendelssohn y Meyerbeer, aunque a éste último no se le menciona expresamente. Argumenta que los músicos judíos sólo son capaces de producir música frívola y artificial porque no tienen el genuino espíritu del pueblo alemán. Al final del ensayo escribe de los judíos que «lo único que puede redimiros de la carga de vuestra maldición es la redención del judío errante, ¡desapareciendo!». Aunque algunos comentaristas entienden esta frase como la aniquilación física real, en el contexto del ensayo parece referirse sólo a la erradicación de las tradiciones judías. Wagner recomienda a los judíos seguir el ejemplo de Ludwig Börne y abandonar el judaísmo y que se integren en la sociedad y en la cultura germanas.       

La primera publicación de este artículo atrajo poca atención pero Wagner escribe una carta a F. Liszt en 1851 en la que dice que su “resentimiento contra el negocio judío largamente reprimido” era “tan necesario para mí como la bilis a la sangre”. Wagner vuelve a publicar el ensayo bajo su propio nombre en 1869, con una extensa introducción, lo que lleva a que haya muchas protestas en las primeras representaciones de Die Meistersinger von Nürnberg. Wagner repite semejantes puntos de vista en ensayos posteriores como Was ist Deutsch? (1878, Qué es alemán?).      

Algunos biógrafos como Th. Adorno y R. Gutman hablan de que la oposición de Wagner a los judíos no se limita a sus artículos sino que las óperas contienen mensajes de este tipo, sobre todo los personajes de Mime en el Anillo, Klingsor en Parsifal o Sixtus Beckmesser en Die Meistersinger, que serían estereotipos judíos (a pesar de que ninguno de ellos son identificados como judíos en el libreto y de que Wagner o los diarios de Cosima nunca lo mencionan). A pesar de su opinión manifiesta sobre el judaísmo, Wagner tuvo amigos y colegas judíos durante toda su vida. Uno de los más notables fue Hermann Levi, un judío practicante e hijo de un rabino, cuyo talento fue reconocido por Wagner. Levi era ‘Kapellmeister’ en Munich, donde estrenó Parsifal, la última ópera de Wagner. En un principio Wagner puso objeciones y se dice que pidió que Levi se bautizara antes de dirigir Parsifal. Levi de todos modos mantuvo su adulación por Wagner y se le pidió que llevara el palio en el funeral del compositor.          

- En sus últimos años, Cosima Wagner entró en contacto con Hitler y entre ambos fluyó una fuerte corriente de simpatía, basada sobre todo en la comunión de ideas políticas y racistas. Así pues, Hitler fue un gran admirador de la figura de Wagner y se puede decir que le utilizó en beneficio de sus ideales políticos, protegiendo el «templo» del teatro y vivienda wagnerianas de Bayreuth, y queriendo proteger a la familia Wagner hasta el punto de declarar, al principio de la guerra, exento del servicio militar a Wieland Wagner, nieto del compositor, con el fin de preservar la descendencia de los Wagner. Asimismo, Winnifred, la viuda de Sigfrido Wagner, fue una entusiasta hitleriana. Sin embargo, hay que decir que Sigfrido Wagner en ciertos momentos renegó del pensamiento radicalmente antisemita de su padre, como cuando en 1921, a causa de la postura contraria a la contratación de músicos judíos en el Festival de Bayreuth mostrada por uno de los patrocinadores de dicho festival, le escribió estas líneas: «Si los judíos quieren ayudarnos, eso es doblemente meritorio...»    

 

Opiniones sobre Wagner:      

- «Monsieur Wagner a de beaux moments, mais de mauvais quart d'heures» (El Señor Wagner tiene buenos momentos pero horrorosos cuartos de hora) ROSSINI (carta a Emile Naumann, Abril 1867).  

 

- «Evidentemente Wagner está loco» BERLIOZ (1861).         

 

- Wagner es un hombre «completamente carente de talento. Sus melodías, si es que se las puede llamar así, son peores que las de Verdi o Flotow y más aburridas que las del peor Mendelsshon. Pero además todo ello cubierto con una espesa capa de putrefacción».  CESAR CUI a Tchaikovsky (1863)

 

- Después de escuchar Lohengrin, BALAKIREV sufrió «un insoportable dolor de cabeza y durante toda la noche estuve soñando con un ganso».   

 

- «Sigfrido es algo abominable. No hay ni rastro de melodía coherente. Sus insoportables disonancias podrían servir para matar a un gato. Toda esa porquería se puede resumir como mucho en cien compases, porque el resto es siempre lo mismo, una y otra vez, tedioso hasta el infinito». R. STRAUSS cuando tenía 15 años (1879). Al final de su vida pidió que fuera destruida esta carta porque «las siete representaciones de Parsifal que dirigí en Bayreuth deberían absolverme de estas estúpidas expresiones juveniles».   

 

- «La música de Wagner me gusta más que la de ningún otro compositor. Es tan ruidosa que uno puede hablar durante toda la representación sin que los demás escuchen lo que se dice». O. WILDE en su obra El Retrato de Dorian Gray.   

 

- «Wagner’s music, I have been informed, is really much better than it sounds» (La música de Wagner, según me han informado, es mucho mejor de lo que suena). Frase atribuida a menudo a MARK TWAIN, quien se limita a citarla en su Autobiografía (1924); la frase realmente es del periodista y humorista norteamericano Edgar Wilson "Bill" Nye (1850-1896), quien la escribió en el album de un melómano en Filadelfia en 1889, parafraseando una frase suya  de 1887sobre toda la música clásica. En esa autobiografía lo que escribe Twain sobre Wagner es lo siguiente:

«I have seen and greatly enjoyed the first act of everything Wagner created, but the effect on me has always been so powerful that one act was quite sufficient; after two acts I have gone away physically exhausted» (He visto y disfrutado mucho con el primer acto de todo lo que escribió Wagner pero el efecto sobre mí ha sido siempre tan fuerte que un acto ya era suficiente; después de 2 actos me habría quedado físicamente exhausto).

 

 

WEBER, Carl Maria von (1786-1826)

- En 1808 Weber desvió unos 50 ‘frédérics d'or’ (moneda prusiana) de los fondos de la corte de Stuttgart para cubrir sus deudas personales y las de su padre. Para reparar este “préstamo” Weber resolvió el problema obteniendo un préstamo del mesonero Hönes, que le presta 100 Gulden creyendo que Weber procuraría a su hijo un nombramiento en la corte que le eximiría del servicio militar (una práctica que el propio duque Luis utilizaba para financiar su extravagante modo de vida). El hijo de Hönes fue reclutado de todos modos y murió en la Guerra y cuando la devolución de Weber se retrasó, Hönes emprendió un proceso legal contra él, saliendo a la luz la venta de esenciones militares. Weber y su padre fueron arrestados el 9 de Febrero de 1810 con cargos de malversación, participación en una trama corrupta de evasión y robo de arcas reales (un cargo sin fundamento). El juicio tiene lugar el 9 y 10 de Febrero ante el rey que retira los cargos criminals (probablemente para que Weber silenciara la corrupción del duque Luis) y transfiere el asunto a la corte civil, donde los acredores de Weber reclamaron sus deudas por valor de 2600 Gulden. El 18 de Febrero Weber fue puesto bajo arresto civil a expensas de sus acreedores. Como se le permite tener visitas y material para escribir, Weber concluye Silvana en su confinamiento. Después de requisar las posesiones de Weber, sus acreedores pidieron su excarcelación el 22 de Febrero, lo cual fue ordenado por el rey al día siguiente junto con un destierro de por vida de Württemberg. El 26 de Febrero Weber y su padre son escoltados hasta la frontera de Baden; solo tenían encima una pequeña cantidad de dinero y cartas de presentación de Danzi para varios conocidos en su vieja ciudad, Mannheim.

 

 

WEBERN, Anton (1883-1945)  
- Fue bautizado como Anton Friedrich Wilhelm von Webern. Nunca usó sus nombres intermedios y debe quitarse el “von” de su nombre (1918) debido a un edicto del nuevo gobierno austríaco.       

 

- La concisión de ideas en la música de Webern llega a extremos inigualables. Por ejemplo, la 3ª de las 5 piezas para orquesta op.10 dura unos 30 segundos. La producción total, de unas 30 obras, duran aproximadamente 3 horas, el resultado de 35 años de intenso trabajo compositivo. Alguien ha dicho: «Webern nos dice en 10 segundos lo que Mahler o Bruckner nos habrían dicho en 10 minutos».    

 

- La muerte de Webern: corría el año de 1945 y la familia Webern se encaminaba hacia Mittersill, donde sus hijas se habían refugiado de los últimos bombardeos de la guerra. Una vez instalados en la región montañesa de Salzburgo, los Webern conocieron la noticia del final de la contienda. El 15 de septiembre, Anton salió en compañía de su esposa camino de la casa de sus hijas Amalia y Maria. Webern deseó buenas noches a sus hijas con un beso y se despidió diciendo: «¿Sabéis que hoy es un día histórico?» Con ello quería decir que iba a tener la oportunidad de fumarse un puro -cosa que le procuraba enorme placer y que no hacía desde mucho tiempo atrás- ya que el marido de Cristina, la más joven de sus hijas, llamado Benno Mattl, era un traficante del mercado negro, sospechoso de mantener vínculos con los nazis clandestinos. Webern cenó en casa de la joven pareja y cuando el encuentro llegaba a su fin, el compositor quiso probar un poco del estupendo puro que le habían regalado. Para no llenar de humo las habitaciones de la casa, Webern salió fuera. En ese momento pasaban por allí soldados americanos que se disponían a arrestar al yerno de Webern, y uno de los soldados, Raymond N. Bell, chocó con Webern, se puso nervioso y le disparó. Se abrió la puerta de golpe y, tras ella, Webern apareció diciendo: “¡Me han dado!” Tendieron al herido sobre un colchón y cuando empezaban a quitarle la ropa dijo: “Se terminó”. Las noticias sobre su muerte fueron falseadas (uno de los titulares decía “Webern buscado como nazi y muerto cuando trataba de huir”). Hans Moldenhauer, asistente de Hans Rosbaud, publicó un libro titulado The Death of Anton Webern en 1961. En este texto figuraban los detalles de una compleja investigación policial efectuada entre 1959 y 1960 en la cual se averiguó el nombre del autor de la muerte del compositor. Bell murió en 1955. Incluso su viuda aportó una información preciosa para la investigación en una carta de la cual extraemos este párrafo: «Murió de alcoholismo. Sé muy poco sobre este accidente. Cuando volvió a casa después de la guerra me dijo que había matado a un hombre en los límites del deber. Sé que estaba muy atormentado por ello. Cada vez que estaba borracho decía: Me gustaría no haber matado a ese hombre. Creo sinceramente que esto contribuyó a labrar su desgracia. Era un hombre bueno que amaba a todo el mundo».

 

 

WERT, Giaches de (1535-1596)

- Este ‘maestro di capella’ de la corte de Este en Mantua (1565-1596) mantiene una relación amorosa con Tarquinia Molza, dama de honor de Margherita Gonzaga y miembro del celebérrimo 'Concerto delle dame'. Esta relación secreta, en nada conforme a una dama de noble condición como Tarquinia Molza, sale a la luz y ha de romperse por orden de Alfonso II, algunos años más tarde.

 

 

WOLF, Hugo (1860-1903)

En 1897, mientras trabajaba en el primer acto de su ópera Manuel Venegas, Hugo Wolf empezó a sentir los primeros síntomas de una parálisis progresiva, enfermedad que le obligó a ingresar en un sanatorio vienés. Todavía se hallaba lo suficientemente sano como para ser consciente de su condición. «¿Está bien ese reloj?», preguntó Wolf mientras señalaba al reloj de pared que se encontraba en el cenador. «Que yo sepa sí», respondió uno de los celadores del sanatorio. «Si es así, ¿qué está haciendo aquí?», inquirió el compositor.     

 

 

Ludwig Geyer (1779-1821), autorretrato [Leipzig, Stadtgeschichtliche Museum] y Siegfried Wagner, ¿padrastro? e hijo de Richard Wagner, respectivamente.
Richard Wagner (a la izquierda) y su hermano Albert Wagner (a la derecha).
Wagner, Cosima y Hans von Bülow por la Maximilanstrase de Munich (1864) tras un ensayo de Tristan und Isolde.